EEUU ratifica su retirada del Tratado Nuclear con Rusia

El país americano responsabiliza a Moscú de violar su parte del acuerdo firmado en 1987

9
La OTAN acusa a Rusia de ser la única responsable de la fractura del pacto.
Publicidad

Estados Unidos ratificó ayer su retirada del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) que firmó con Rusia en 1987 tras responsabilizar a Moscú de violar su parte del acuerdo, que se extiende a armas convencionales, al desplegar en la costa oeste de su país un nuevo sistema de misiles capacitado para alcanzar objetivos en Europa.

Rusia negó categóricamente las acusaciones y responsabilizado por contra a Estados Unidos de desplegar en Rumanía y Polonia sistemas de lanzamiento de misiles de crucero. El Kremlin, nada más conocer la ratificación de Washington, solicitó una moratoria sobre sus misiles, como el presidente del país, Vladimir Putin, declaró tácitamente sobre la presencia de los sistemas norteamericanos, concretamente el MK-41.

Mientras, y la espera de una respuesta a la petición de Rusia, Washington refrenda así la decisión tomada hace seis meses por el presidente norteamericano, Donald Trump, quien había dado de plazo hasta ayer viernes, 2 de agosto, fecha oficial de caducidad del tratado, para que Rusia retirara de esas aguas su sistema Novator 9M729, conocido en la OTAN como SSC-8.

“Estados Unidos no será parte de un tratado que Rusia viola deliberadamente. El incumplimiento del tratado por parte de Rusia pone en peligro los supremos intereses de Estados Unidos y el despliegue de un sistema de misiles que viola este sistema representa una amenaza directa tanto para Estados Unidos como para nuestros socios y aliados”, manifestó en un comunicado el secretario de Estado de EEUU.

Rusia negó desde el primer momento que haya incumplido cualquier aspecto del acuerdo desde la razón objetiva de la retirada de Estados Unidos. Estos misiles, argumenta el Kremlin, quedan fuera de del rango de autonomía prohibido por el tratado (entre 500 y 5.500 kilómetros). Por ello, se negó a destruir este nuevo sistema, como exige Estados Unidos.

“Lo que sí hemos propuesto tanto a Estados Unidos como la OTAN es que sopesen la posibilidad de declarar una moratoria sobre nuestros despliegues de misiles de corto y medio alcance, como la anunciada por el presidente Putin sobre los suyos”, señaló el ministro de Exteriores ruso, Sergei Riabkov, a la agencia de noticias TASS.

EEUU y la OTAN puntualizan que este sistema MK-41 instalado en Europa del Este no afecta en modo a la seguridad de Rusia ya que tiene por objetivo la disuasión de la amenaza que pudieran representar Irán o grupos terroristas como Estado Islámico.

OTAN

Mientras tanto, la OTAN acusó a Rusia de ser la única responsable de la fractura del pacto. “Es la única responsable de la desaparición del tratado y lamentamos que no haya mostrado la voluntad ni tomado medidas demostrables para retomar el cumplimiento de sus obligaciones internacionales”, hizo saber la Alianza Atlántica.

“Una situación en la que Estados Unidos cumpla plenamente con el Tratado, y Rusia no lo hace, es insostenible”, según la OTAN, que avisa de que “responderá de manera equilibrada y responsable a los riesgos significativos que representa el misil ruso 9M729 para la seguridad aliada”.