Dos tiroteos masivos en 24 horas dejan al menos 30 muertos en EEUU

La primera matanza ocurrió en un centro comercial de El Paso, muy popular entre ciudadanos mexicanos, con al menos 20 muertos • En Dayton, Ohio, perecieron al menos 10 personas

36
Imagen de calzado desperdigado en la escena del tiroteo de Dayton, Ohio, el segundo en menos de 24 horas en EEUU.
Publicidad

Dos tiroteos masivos sacudieron Estados Unidos en menos de 24 horas, con un saldo de al menos 30 víctimas en las localidades de El Paso, Texas, y Dayton, Ohio.

“Veinte inocentes perdieron su vida hoy en El Paso y más de dos docenas más resultaron heridos”, afirmó el gobernador de Texas, Greg Abbott, durante una rueda de prensa.

Junto a Abbott compareció Greg Allen, inspector de policía de la ciudad, quien remarcó que había 26 personas heridas.

El sospechoso “es un hombre blanco de 21 años”, pero Allen evitó identificarle por su nombre. El sospechoso se entregó a los agentes de policía en el centro comercial sin ofrecer resistencia.

La matanza se produjo la mañana del sábado en unos grandes almacenes de la compañía Walmart en el sur de El Paso, ciudad fronteriza con México con cerca de 700.000 habitantes.

“Terrible tiroteo en El Paso, Texas. Los informes son muy malos, muchos muertos”, dijo Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter poco después de conocerse los sucedido y aún sin cifras oficiales.

Igualmente, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, se mostró “apesadumbrado por la pérdida de tantas vidas inocentes” en la misma red social.

Los almacenes comerciales contaban con gran afluencia de clientes para realizar compras de cara al próximo inicio del curso escolar.

Las autoridades de EEUU aseguraron ayer que están tratando la investigación de este tiroteo como un caso de “terrorismo doméstico” y “delito de odio”.

El fiscal del distrito de El Paso, Jaime Esparza, anunció que buscará la “pena capital” para el hombre acusado de la matanza, que además dejó al menos 26 heridos. “Estamos tratando esto como un caso de terrorismo doméstico y vamos a hacer lo que hacemos a los terroristas en este país, que es ofrecer una justicia rápida y segura”, indicó John Bash, fiscal federal para el distrito oeste de Texas, quien compareció junto a Esparza en rueda de prensa.

Previamente los investigadores habían apuntado a un posible vínculo del sospechoso, Patrick Crusius, con un manifiesto publicado en internet que alerta de “la invasión hispana de Texas”.

El centro comercial donde se produjo el tiroteo se encuentra muy cerca de la frontera con México y es muy popular entre los ciudadanos mexicanos como lugar de compra durante los fines de semana.

Segundo tiroteo

Menos de 24 horas después de este primer tiroteo, otro ataque similar tomó lugar en la ciudad de Dayton (Ohai) que se saldó con 10 muertos, entre los que se encuentran el atacante y su hermana, además de 16 heridos.

“El tirador ha muerto. Hay otros 9 fallecidos también. Al menos otras 16 personas fueron (trasladadas) a hospitales del área con lesiones”, informó el Departamento de Policía de Dayton en su cuenta de Twitter.

El número dos de la del cuerpo local de Policía, Matt Carper, confirmó en rueda de prensa que Connor Betts es el responsable de la masacre y que su hermana Megan, de 22 años, está entre los fallecidos.

Las nueve víctimas tienen entre 22 y 57 años y todas fueron encontradas en el mismo lugar, precisó el responsable policial, que no pudo dar detalles sobre el móvil del suceso, en el hubo además 27 heridos.

El tiroteo, que comenzó a la 1.00 hora local (5.00 GMT), ocurrió en las proximidades del bar Ned Peppers, al oeste del centro de Dayton, hasta donde se desplazaron numerosos agentes de policía y ambulancias, según testigos citados por medios locales.

En una comparecencia en el lugar de los hechos, el asistente del jefe de policía Matt Carper dijo que varios agentes llegaron casi inmediatamente y abatieron al atacante.

“Nuestra gente está muy bien entrenada para una situación como esta”, dijo, antes de añadir que fue un hecho “muy afortunado que los oficiales estuvieran muy cerca”, según recogen medios locales.

Betts fue abatido por las fuerzas de seguridad apenas “un minuto después de abrir fuego”, explicó Nan Whaley, alcaldesa de la ciudad.

“El tirador fue capaz de matar a nueve personas y herir a 27 en menos de un minuto. Y si no hubiésemos tenido policía en la zona y los miles de personas que estaban disfrutando de su noche del sábado, lo que habría sufrido esta ciudad”, agregó.

Por su lado, los líderes demócratas en el Congreso emitieron sendos comunicados en los que instaron a actuar para controlar el acceso a armas de fuego en Estados Unidos y criticaron a los republicanos, que cuentan con mayoría en el Senado, por su rechazo a diversas propuestas legislativas en este sentido en los últimos años.

El pasado fin de semana se produjo otro tiroteo masivo en un festival gastronómico en Gilroy (California), que dejó cuatro muertos.