Donald Trump dice que cree que su retórica “une a la gente”

El presidente estadounidense recibe numerosas críticas por lo divisivo de su discurso y sus acusaciones contra los inmigrantes tras los últimos tiroteos perpetrados en el país

14
La retórica de Trump ya había estado en el ojo del huracán tras sus ataques contra cuatro congresistas demócratas.
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó ayer que su retórica “une a la gente”, en medio de las críticas por lo divisivo de su discurso y sus acusaciones contra los inmigrantes tras los ataques perpetrados en los últimos días en el país.

“No creo que mi retórica haga eso”, dijo, en respuesta a una pregunta sobre si considera que incita a la violencia. “Creo que mi retórica une a la gente. Nuestro país lo está haciendo realmente bien”, manifestó.

Así, reiteró que el país “necesita leyes firmes sobre la inmigración”, si bien manifestó que Washington “quiere permitir a millones de personas entrar en el país, ya que los necesita”. “Creo que las fronteras abiertas son algo terrible”, añadió.

“Creo que necesitamos inmigración legal, no inmigración ilegal”, recalcó Trump, quien visitará durante la jornada las ciudades de Dayton y El Paso, escenario de dos ataques durante el fin de semana que se saldaron con al menos 31 muertos.

Trump expresó además su “preocupación” ante “cualquier tipo de odio”. “No me gusta, ya sea supremacismo blanco o cualquier otro tipo de supremacismo, ya sea ANTIFA o cualquier otro grupo de odio. Me preocupa y haremos algo”, sostuvo el mandatario.

El presidente estadounidense describió además a los políticos que le están criticando como “personas que intentan ganar puntos”. “Es gente que busca ganancias políticas”, añadió.

Por otra parte, apostó por endurecer las normativas sobre la compra y posesión de armas, especialmente los controles sobre el pasado de los compradores. “Tenemos que asegurarnos de que personas muy enfermas no portan armas”, zanjó.

Las críticas contra Trump por su discurso sobre migrantes y otras minorías del país aumentaron a raíz de los ataques en El Paso, en el estado de Texas (sur), y Dayton, en Ohio (norte). La retórica de Trump ya había estado en el ojo del huracán días antes por sus ataques verbales contra cuatro congresistas demócratas.