Desautorizan la planta solar de Anaya, Marazoleja y Marazuela

Iberdrola anuncia un rediseño del plan para reducir la línea de evacuación

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha rechazado el proyecto de instalar una gran planta fotovoltaica en la provincia de Segovia, que iba a ocupar parte de los términos municipales de Anaya, Marazoleja y Marazuela. La Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental ha emitido una resolución desfavorable por su posible impacto en el medio ambiente.

En su argumentación, este departamento indica que, en la alternativa seleccionada y con las medidas previstas en el estudio de impacto ambiental y en la documentación complementaria, no puede descartarse que el proyecto produzca un impacto significativo sobre la pérdida de hábitat de aves esteparias y un perjuicio sobre la integridad de la ZEPA Valles del Voltoya y el Zorita.

La decisión la publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE), que recuerda que esta declaración de impacto ambiental es firme, salvo en vía administrativa y judicial.
La resolución está firmada por el director general de Calidad y Evaluación Ambiental, Ismael Aznar Cano, se trasladará a los ayuntamientos y entidades afectadas; así como a las entidades que habían presentado alegaciones al proyecto.

El proyecto había generado importantes expectativas entre los dueños de las fincas rústicas donde se iba a instalar. Ya habían firmado un precontrato con los promotores, pues recibirían compensaciones económicas que multiplicaban las cantidades que reciben ahora por la actividad agraria.

El proyecto englobaba tres instalaciones principales: la planta solar fotovoltaica Otero; la subestación elevadora ‘FV Otero’ y la línea eléctrica aérea de evacuación de 400 kV. En total estaba prevista la instalación de 1.246.768 módulos fotovoltaicos de 144 células de silicio. Además, la planta se compone por 256 inversores y 64 bloques de potencia y 64 transformadores de tensión.

Todo iría con un cerramiento con vallado perimetral cinegético de dos metros de altura). Y en el interior de la planta se proyectan 22 líneas soterradas de evacuación de media tensión (30 kV) con longitudes que oscilan entre 1.780 y 6.375 metros y que finalizarían su recorrido en la subestación transformadora denominada ‘FV Otero’, de 400/30 kV, cuya instalación se proyecta también en el interior de la planta solar fotovoltaica.

El informe final del Ministerio no coincidía del todo con el emitido en su momento por la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León. En sus conclusiones sobre las afecciones de este proyecto a las zonas denominadas Valles del Voltoya y el Zorita, y las Lagunas de Santa María la Real de Nieva, decía que el proyecto no afectaría “de forma importante a los HICs ni a las especies de fauna que son objetivo de conservación de ambos espacios protegidos”. Sí señaló que la línea eléctrica de 9,5 kilómetros que llevaría la energía discurre por zonas de cría, dormideros y zonas de invernada de milano real, y de habitual presencia del águila imperial y el milano real, principalmente.

Por ello consideró imprescindible el soterramiento de la línea en el ámbito afectado por la ZEPA, y permitir sólo tramos aéreos si es para compartir parte de la instalación con otras líneas aéreas ya existentes.

El promotor del proyecto alegó inviabilidad técnica y económica para el soterramiento de la línea. Y presentó en el proyecto diversas medidas correctoras para reducir los impactos en las aves y la fauna del lugar.

Pero también fueron varias las asociaciones ecologistas las que presentaron alegaciones al proyecto, como Ecologistas en Acción o Seo/Birdlife. Esta última recordaba que la planta solar está ocupada, en su totalidad, por tierras de labor en secano “que constituyen un hábitat óptimo para las aves agroesteparias, hecho al que otorga mayor relevancia al considerar el declive poblacional que sufre dicho grupo faunístico.

Además de la pérdida de hábitat, destacó el efecto barrera del vallado perimetral y el riesgo de colisión con la línea eléctrica. Resumía que la ejecución del proyecto generaría “un impacto crítico sobre la fauna”, por lo que solicitaba que no se autorizara el proyecto en la zona propuesta.

Iberdrola anuncia cambios para sacar adelante su plan

Iberdrola ha puesto en marcha medidas alternativas para llevar a cabo su plan de instalar la planta solar fotovoltaica. Para ello reubicará la subestación y la línea de evacuación de la energía, que estaba prevista en Otero de Herreros, donde ya se encuentra una subestación propiedad de Red Eléctrica Española (REE) . Esta subestación forma parte del eje de suministro a Madrid . Los planes de Iberdrola pasan por construir una subestación en el término de Abades. Para ello tendrá que rediseñar el proyecto para evacuar aquí la energía generada, más cerca de los paneles y por tanto reduciendo a la mitad la longitud de la línea de evacuación, a tan solo diez kilómetros de la instalación fotovoltaica, con lo que también se reduce el impacto ambiental. Iberdrola recordó que todos sus proyectos de nuevas instalaciones cuentan con un “exhaustivo plan para minimizar su afección medioambiental”.

Ver más artículos

Redactor jefe de EL ADELANTADO DE SEGOVIA