Conte acepta formar Gobierno para devolver a Italia a la senda europea

El Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático cuentan con mayoría parlamentaria

10
Conte encabezará el nuevo Gobierno italiano. / EFE
Publicidad

El primer ministro dimisionario, Giuseppe Conte, encargado por el presidente de la República para formar un nuevo Gobierno, comenzó ayer a trabajar para ello y para que Italia vuelva a la senda europea tras 14 meses encabezando el Ejecutivo populista del M5S y la Liga.

“Estamos en los albores de una nueva legislatura de la UE y debemos recuperar el tiempo perdido para permitir que Italia desempeñe el papel principal que merece”, afirmó Conte, al comparecer ante la prensa después de aceptar el encargo de Gobierno.

“Este es el momento de la valentía, valentía para diseñar un país mejor”, aseguró.

Conte acudió a las 9.30 de ayer (7.30 GMT) al palacio del Quirinale, sede de la Presidencia del país, convocado por el presidente, Sergio Mattarella, después de mantener dos rondas de consultas con las fuerzas políticas desde que el primer ministro dimitió el pasado 20 de agosto.

Mattarella encargó formalmente a Conte que trate de formar un nuevo Gobierno, después de que el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD), que cuentan con mayoría parlamentaria, comunicaran ayer su disposición a unirse en coalición.

Conte aceptó “con reservas”, la fórmula tradicional que le obliga a volver a ver a Mattarella para presentarle una lista de ministros.

A partir de ahora, Conte tendrá que acordar con las dos formaciones el programa y una lista de ministros para el nuevo Ejecutivo de izquierda. “Hoy comenzaré las consultas con todos los grupos parlamentarios”, dijo Conte, que reconoció que Italia se encuentra en “una fase delicada” y que la prioridad es la elaboración del presupuesto para 2020.

Conte, que antes de asumir el pasado año la presidencia del consejo de ministros era un jurista casi desconocido, subrayó que este no va a ser un Gabinete contra nadie, “sino un Gobierno para modernizar el país y para los ciudadanos”.

“Trabajaremos por un país mejor, un país que tenga infraestructuras seguras, redes eficientes, que se alimente con energías renovables, que mejore los bienes comunes… que elimine todo tipo de desigualdades”, dijo.

Un país “de referencia en la protección de las personas con discapacidad” y que atraiga a los jóvenes que han partido al extranjero, “un país en el que la administración pública no sea permeable a la corrupción, un país con una justicia más justa y más eficiente y donde todos, pero todos, paguen impuestos pero paguen menos”.

El acuerdo entre el antisistema M5S y los socialdemócratas deja fuera de juego a la ultraderechista Liga y su líder, Matteo Salvini, causante de esta crisis política cuando planteó, en pleno verano, una moción de censura contra Conte que ni siquiera se ha llegado a votar.

El Ejecutivo que se forme tendrá por delante la tarea de romper con el rumbo populista y enfrentado a la Unión Europea (UE) que ha mantenido el anterior Gobierno durante 14 meses, y en los próximos meses la elaboración de los Presupuestos para 2020.

Si embargo, los dos partidos, enemigos acérrimos hasta ahora, tienen que cerrar aún su programa y la lista de ministerios.

En las negociaciones previas encontraron puntos comunes en asuntos como el crecimiento con políticas de igualdad social o la necesidad de promover la protección del medio ambiente, pero les separan otros, empezando por las obras en construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad que unirá Turín y Lyon, que el M5S considera un despilfarro y el PD una obra estratégica.