Publicidad

El rescate de los doce niños que quedaron atrapados hace dos semanas en una cueva del norte de Tailandia concluyó ayer martes, con la salida de los últimos cuatro niños, su monitor y el equipo que les ha estado acompañando este tiempo para garantizar su seguridad, según anunciaron los SEAL de la Marina tailandesa.

Los primeros niños, cuatro en total, salieron de la gruta el domingo y desde entonces las fuerzas de seguridad trabajaban a contrarreloj para recuperar al resto antes de que se reanudaran las lluvias torrenciales que les dejaron atrapados. El lunes salieron otros cuatro y ayermartes vieron la luz los cuatro restantes y el monitor.

“No estamos seguros de si esto es un milagro, ciencia, o qué. Los trece miembros de los ‘Jabalíes Salvajes’ están ahora fuera de la cueva”, anunciaron los responsables de los SEAL en un mensaje publicado en redes sociales, en referencia al nombre del equipo de fútbol al que pertenecen los niños.

Solo quedaban dentro los tres submarinistas y el médico que han estado estas semanas junto a los niños y el monitor. Sin embargo, el jefe del operativo de rescate, Narongsak Osottanakorn, anunció que también abandonaron la cueva, con lo que el rescate se da por concluido.

Los ochos niños que fueron rescatados entre el domingo y el lunes se encuentran en buenas condiciones de salud, según las autoridades tailandesas. Los niños rescatados ayer se someterán en las próximas horas a una revisión médica para confirmar que están bien.

Revisiones médicas

“Sus padres se han ido a casa para darse una ducha y cambiarse de ropa. Podrán verles esta noche” a través de un cristal en el hospital, dijo Osottanakorn. Hasta ahora ningún familiar ha podido visitar en persona a los menores debido al miedo a que hayan contraído alguna enfermedad contagiosa.

Osottanakorn había avanzado que, “si no sale nada mal, los cuatro chicos y el entrenador, junto con el doctor y los tres SEAL que están con ellos, abandonarán la cueva juntos hoy”. “La misión de hoy es más difícil que las de los dos últimos días, ya que hay que sacar a nueve personas”, advirtió ayer.

En la misión de rescate participaron unos cien efectivos, incluidos los 19 submarinistas encargados de extraer desde el interior de la cueva a los niños y al entrenador atrapados, uno de los cuales murió en uno de los trayectos.