China prevé recortar 1,8 millones de empleos en el carbón y la siderurgia

El Banco Popular recorta medio punto porcentual la ratio de reservas del sector bancario

1

El ajuste de la sobrecapacidad productiva de China en la minería del carbón y la industria siderúrgica conllevará un recorte de 1,8 millones de puestos de trabajo, según adelantó en una rueda de prensa el ministro chino de Recursos Humanos y Seguridad Social, Yin Weimin. El ministro, que no ofreció un marco temporal para este ajuste del empleo, anunció la creación de un fondo estatal dotado con 100.000 millones de yuanes (13.973 millones de euros) en los dos próximos años. Así, el objetivo es poder financiar la recolocación de trabajadores de estos sectores.

En este sentido, las previsiones del ministro apuntan a la pérdida de 1,3 millones de empleos en el sector del carbón y de otros 500.000 puestos de trabajo en la industria del acero, como consecuencia del ajuste en el exceso de capacidad de China. Por otro lado, Yin Weimin informó de que el ‘gigante asiático’ creó un total de 13,12 millones de nuevos empleos a lo largo del pasado año 2015, una cifra un 0,8% inferior a la del ejercicio anterior.

En otro orden de temas, el Banco Popular de China (PBOC) redujo en medio punto porcentual el coeficiente de reserva de capital exigido a los bancos del país. De este modo, el objetivo es garantizar un nivel adecuado de liquidez que permita generar un entorno monetario y financiero apropiado. En un escueto comunicado divulgado a través de su página web, el banco central chino informó de la reducción en 50 puntos básicos del encaje bancario exigido a partir de hoy.

El instituto emisor chino explicó que su decisión pretende mantener “una liquidez adecuada y razonable para el sistema financiero, para un crecimiento moderado y constante de dinero y crédito”, además de permitir reformas estructurales desde el lado de la oferta “que permitan crear un entorno monetario y financiero apropiado”.

La decisión del PBOC llega apenas dos días después del final del encuentro mantenido en Shanghái entre los ministros de Finanzas y los banqueros centrales de los países del G20, reunidos el 26 y 27 de febrero. Asimismo, el anuncio coincidió con una nueva jornada de fuertes caídas en las principales bolsas chinas, que cerraron la sesión con fuertes descensos hasta cerrar la jornada en sus niveles más bajos del último mes, después de una nueva caída en la cotización del yuan frente a dólar.

En concreto, el índice de referencia de la Bolsa de Shanghái cerraba la sesión con una caída del 2,86%, hasta los 2.687,98 puntos, su peor lectura desde finales de enero. Por su parte, el índice de referencia de la Bolsa de Shenzhen caía un 5,37%, hasta situarse en los 1.643,35 puntos. De este modo, el selectivo CSI300, que agrupa a las mayores empresas cotizadas de Shanghái y Shenzhen, cedía al cierre un 2,39%, hasta los 2.877,47 puntos.

Con esto, el Banco Popular de China volvía a debilitar la cotización del yuan frente al dólar por cuarta sesión consecutiva, estableciendo un punto medio de cambio de 6,5452 yuanes por dólar, frente a los 6,5338 del viernes.