China exhibe poderío militar en un nuevo ensalzamiento de Xi Jinping

“Ninguna fuerza podrá detener a China en su camino hacia adelante”, asegura el presidente

24
Un gran retrato de Xi Jinping presidía el desfile militar de China con motivo de su 70 aniversario. / EFE
Publicidad

La República Popular China exhibió ayer su poderío militar en un imponente desfile, el mayor de su historia, para conmemorar los 70 años de su fundación y reforzar el liderazgo de Xi Jinping al frente del país y del partido comunista, alrededor del cual, recalcó, todos los chinos deben permanecer unidos.

En una celebración preparada hasta la perfección, el Ejército Popular de Liberación (EPL) primero y un centenar de miles de civiles después marcharon por la avenida Changan hasta la plaza de Tiananmen, engalanada de rojo, para rendir honores a Xi y a la plana mayor del Partido Comunista de China (PCCh).

“Ninguna fuerza podrá nunca hacer flaquear la posición de China o detener al pueblo y a la nación china en su camino hacia adelante”, proclamó el presidente antes del desfile desde la Puerta de la Paz Celestial, el mismo lugar desde el que Mao Zedong hace siete décadas anunció al mundo la fundación de la República Popular.

El presidente afirmó que en 1949 el pueblo chino “se puso en pie” y que la revolución comunista “transformó completamente el miserable destino de China de ser pobre, débil y humillada durante más de cien años”, lo que hizo estallar en aplausos a las miles de personas que llenaban las gradas instaladas en la plaza.

Xi vinculó los logros conseguidos por China en estos 70 años, que su discurso y los desfiles posteriores se encargaron de ejemplificar, con el hecho de “estar unidos como un solo pueblo” con el partido como eje conductor.

“Debemos permanecer unidos en torno al PCCh, debemos seguir comprometidos con el espíritu de la paz, con la reunificación y con el modelo de un país, dos sistemas”, dijo, al tiempo que aseguró que China mantendrá “la estabilidad y la prosperidad duraderas en Hong Kong y Macao”.

El desfile militar fue una demostración de los avances que ha conseguido China en este terreno con el desarrollo de su industria armamentístico, y permitió apreciar numerosos equipamientos y misiles nunca vistos hasta el momento.

Entre ellos el nuevo Dong Feng 41, un misil balístico intercontinental con capacidad para múltiples cabezas nucleares que podría alcanzar cualquier parte de Estados Unidos (entre 12.000 y 15.000 kilómetros) con una precisión en su objetivo de 100 a 500 metros.

También se mostraron los tanques ligeros ZTQ-15, además de varios drones furtivos de última generación como el Gonji-11, entre otras 580 unidades de armamento y material bélico.

Cerca de 15.000 soldados marcharon igualmente en formación y surcaron el cielo de Tiananmen 160 aviones de combate, bombarderos, aeronaves de aviso y de control, y helicópteros de ataque como los Z-20, similares a los estadounidenses Blackhawk.