Bruselas quiere que el BCE controle a todos los bancos de la zona euro

La CE pretende que sea el organismo comunitario el que ocupe el cargo de supervisor único de las entidades ante la oposición de Alemania, que reclama independencia para sus firmas

0

La Comisión Europea (CE) propondrá hoy encomendar al Banco Central Europeo (BCE) la supervisión de todos los bancos de la eurozona a partir de 2014, pese a la resistencia de Alemania, que quiere limitar este poder a las entidades sistémicas más grandes.

La iniciativa choca también con las reservas de Reino Unido y los países del este de Europa, que temen que el BCE acumule demasiado poder y que ellos queden excluidos. En un intento de aplacar estas dudas, Bruselas deja claro que las reglas para el sector serán elaboradas por la Autoridad Bancaria Europea, donde están representados los 27.

En una primera fase, desde enero de 2013, el instituto emisor asumirá el control de las entidades que hayan recibido ayudas públicas. A partir de julio de 2013, la entidad comunitaria pasará a vigilar también a las entidades sistémicas, mientras que el 1 de enero de 2014 se encargará ya de las alrededor de 6.000 firmas existentes la eurozona, según figura en el borrador de la propuesta.

El objetivo de esta iniciativa, que será presentada por el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, es romper la espiral negativa entre deuda soberana y deuda financiera y avanzar hacia una unión bancaria.

La creación de un supervisor bancario único en la UE es la condición impuesta por Alemania para permitir que el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros que la UE ha concedido a España se inyecte directamente a las entidades, sin pasar por el Estado ni computar como deuda pública.

Paradójicamente, Berlín se perfila ya como el principal opositor a la propuesta de Bruselas y podría retrasar su aprobación, ya que pretende mantener el control de sus bancos regionales.

Por otro lado, la troika (CE, FMI y BCE) aceptó ayer dar un respiro a Portugal suavizó los objetivos de déficit del país, ya que tendrá un año más, hasta 2014, para cumplir con el 3% marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). El ministro de Finanzas luso, Vitor Gaspar, anunció que el objetivo de deuda para Portugal este año será finalmente del 5%, frente al 4,5% acordado en junio de 2011 en las condiciones del rescate de 78.000 millones de euros.

Asimismo, también se revisaron a la baja los objetivos para 2013, cuando deberá bajar sus número rojos al 4,5% en vez de al 3% previsto, y para 2014, año en el que debe cerrar en el 2,5%.