Berlusconi gastó 34 millones de euros en regalos, compras y mantener varias casas

3

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, que reapareció ayer en público, gastó 34 millones de euros en 2010 en compras, regalos y en el mantenimiento de varias de sus residencias, entre otros servicios, según publicó ayer el diario Il Corriere della Sera.

El rotativo reveló varios de los movimientos bancarios realizados desde una cuenta que supuestamente pertenece a Berlusconi, que administraba su contable, Giuseppe Spinelli, y que figura en la investigación del caso Ruby, por el que el mandatario será juzgado el 6 de abril por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores.

Se trata de una cuenta abierta en el banco Monte dei Paschi de Siena, que se convirtió en uno de los puntos fuertes de la investigación llevada a cabo por la Fiscalía de Milán y de la que se benefició, entre otros, la consejera regional de Lombardía, Nicole Minetti, también investigada por inducción a la prostitución.

Según la información facilitada por el periódico, el dirigente regaló, a través de esta cuenta, 562.000 euros a 14 chicas que acudieron a varias de sus fiestas en su residencia de Arcore, en el norte de Italia, entre ellas 100.000 euros a la ex concursante del programa de televisión Gran Hermano Angela Sozio.

Además, desembolsó 120.000 euros en un negocio de corbatas y pañuelos, 65.000 en una joyería y 300.000 en una tienda de tejidos.

El mandatario y magnate, de 74 años, gastó 675.000 euros en el alquiler y mantenimiento del castillo de Paraggi, en Portofino, y 900.000 euros en facturas de agua y luz en su residencia de Antigua, en el Caribe.

Entre los pagos que figuran en la cuenta citada por el rotativo se encuentran también varias transferencias a abogados, a sus hijos mayores, gastos por valor de 650.000 en anticuarios y galerías de arte y medio millón de euros en vuelos en helicóptero.

La lista de movimientos incluye varias donaciones, entre ellas una de 70.000 euros para la restauración de una parroquia y otra de 200.000 para un equipo de rugby, además de un regalo de bodas por valor de 40.000 euros para una secretaria.