Australia anuncia que participará en los bombardeos aéreos

Tony Abbot afirma que sólo pone en riesgo a las Fuerzas Armadas si es imprescindible.

0

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, anunció a primera hora de ayer que aviones de combate australianos se unirán a las operaciones de combate contra las posiciones del grupo extremista suní Estado Islámico en Irak.

“El Estado Islámico ha declarado la guerra al mundo. El mundo está respondiendo”, dijo Abbott, según informó la cadena de televisión australiana ABC. “No ponemos a nuestras Fuerzas Armadas en peligro a la ligera. Sólo lo hacemos cuando es absolutamente necesario y va en favor de los intereses nacionales de Australia”.

“Hacemos lo que podemos para ayudar al Gobierno y el pueblo de Irak para protegerse de este culto asesino que, en palabras de líderes musulmanes como el primer ministro de Malasia, el presidente de Indonesia y el presidente de Arabia Saudí, va contra Dios, el Islam y la Humanidad”, manifestó.

Asimismo, el líder del Partido Laborista, Bill Shorten, expresó su respaldo a la decisión del Gobierno argumentando que “ante la cara del mal, las naciones de buena conciencia tienen la responsabilidad de actuar”.

“Reconozco que la acción militar por sí sola no puede acabar con la ciénaga del terrorismo. Entiendo, y el Partido Laborista entiende, que la seguridad de Irak depende del Gobierno y el pueblo de Irak”, dijo.

“Los laboristas entienden que la paz y la estabilidad en Oriente Próximo ha de estar encabezada por los países de Oriente Próximo, pero en estos momentos, ante la amenaza existente, Australia tiene la responsabilidad de unirse a una coalición internacional amplia”.

Por su parte, la líder de Los Verdes, Christine Milne, criticó al Gobierno y dijo que con esta decisión “se incrementa la probabilidad de que haya atentados terroristas en Australia”.

“(Abbott) nos está arrastrando a un cenegal que se extenderá durante años en Oriente Próximo sin prueba alguna de que esto vaya a hacer más seguro a Australia”, puntualizó.

El primer ministro aseguró que varios aviones australianos se unirían a la coalición internacional encabezada por Estados Unidos en su lucha contra el grupo extremista, si bien recalcó que no se había decidido su participación en operaciones de combate.

Australia envió en septiembre a 600 miembros del personal militar y ocho aviones F/A-18F Super Hornet a Emiratos Árabes Unidos (EAU) como preparativo a su participación en los ataques contra objetivos del grupo ‘yihadista’ en Irak.

Secuestrado

Por otra parte, el padre del periodista británico secuestrado por el Estado Islámico, John Cantlie, pidió ayer a sus captores que “le liberen y le dejen volver a casa”, en un vídeo grabado en el hospital en el que se encuentra ingresado.

Paul Cantlie, el padre, reconoció que sintió un “gran alivio” cuando vio a su hijo, por primera vez en los dos años, en las imágenes difundidas por el Estado Islámico, aunque después le invadió una sensación de “desesperación e impotencia”, según la BBC.

El periodista fue secuestrado por primera vez en julio de 2012 y logró escapar con la ayuda del Ejército Libre Sirio. A finales de ese año, Cantlie regresó a Siria y fue secuestrado de nuevo. “Estaba buscando la verdadera historia del sufrimiento de la gente de Siria”, recordó su padre.

“John sentía una fuerte necesidad de ayudar de la mejor manera que sabía”, señaló Paul Cantlie. “Quiero que John sepa lo orgulloso que estoy de él”, dijo.