Aumenta a 120 los muertos por la explosión de un coche bomba

1

Al menos 120 personas murieron por la explosión del viernes de un coche bomba en un concurrido mercado iraquí de Jan Bani Saad (provincia de Diyala, a 30 kilómetros de Bagdad) donde se estaba celebrando el final del mes de Ramadán, según el último balance de víctimas confirmado por fuentes policiales y médicas recogido por la cadena BBC.

El atentado fue propiciado por milicianos de Estado Islámico en un mercado de la localidad iraquí de Jan Bani Saad, al noreste de Bagdad.La milicia suní confirmó en un comunicado que uno de sus miembros hizo detonar el vehículo durante las celebraciones del final del Ramadán. En el atentado suicida se utilizaron tres toneladas de explosivos, según Estado Islámico, que ya había cometido ataques previamente en la provincia de Diyala.

“Algunas personas han utilizado cajas de verduras para recoger partes de los cuerpos de niños”, contó un policía, Ahmed al Tamimi, desde el lugar de la masacre. Al Tamimi describió el daño en la zona como “devastador”.

Tras la explosión, grupos de personas aplacaron su ira rompiendo las ventanas de los coches que había aparcados en la zona del mercado y provocaron incidentes en las inmediaciones.

El Gobierno regional declaró tres días de luto y ordenó el cierre de todos los parques y zonas de ocio durante el resto de la festividad de Eid al Fitr para evitar posibles atentados en estas zonas todavía próximas a las áreas de combate entre los milicianos del Estado Islámico y las tropas leales al Gobierno iraquí.

El Gobierno español condenó “en los términos más enérgicos” el atentado perpetrado este viernes en un mercado de la localidad de Jan Bani Saad, a las afueras de Bagdad, en el que murieron al menos 120 personas aunque no se dio por cerrado el balance total al no haber terminado la contabilización de las bajas.

“El gobierno de España condena en los términos más enérgicos el execrable y cobarde atentado terrorista en un mercado popular al noreste de Bagdad, coincidiendo con el fin del Ramadán, que ha costado la vida a un centenar de personas”, explicó el Ejecutivo a través de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación tras los sucesos del país asiático.

El Gobierno aprovecha el texto para trasladar además sus condolencias a las familias de las víctimas y su solidaridad al pueblo y a las autoridades iraquíes y para reiterar su “máximo compromiso y cooperación en la lucha contra cualquier tipo de terrorismo”.

Una fuente de la Policía de Diyala había advertido de que los equipos de rescate seguían recuperando cuerpos de entre los escombros, por lo que el balance de víctimas no sería definitivo.