El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la comparecencia de hoy.
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido a los ciudadanos que se preparen emocionalmente para el final de la próxima semana porque “llegarán días muy duros” y ha situado el “impacto de la ola más dura” para finales de la próxima semana. “Lo peor está por llegar”, insistió. Así lo manifestó ayer por la noche, durante una comparecencia en la que hizo balance de la primera semana de aplicación del decreto por el que se declaró el estado de alarma.

Con su discurso, Sánchez ha tratado de preparar a los ciudadanos para los momentos más duros que ha anunciado, están por llegar. “Estamos en un momento muy crítico y van a llegar días muy duros, para los cuales nos tenemos que preparar desde el punto de vista psicológico, emocional”.

Y ha situado los peores momentos a finales de la próxima semana, cuando ha pedido a los españoles que lleguen a esa fecha “muy fuertes, muy fuertes”. “Todavía debemos recibir el impacto de la ola más dura que pondrá a prueba todas nuestras capacidades morales”, ha transmitido con emoción.

Ha reclamado a los españoles que estén “unidos” ahora que va a “llegar la ola”, mientras su país, ha dicho, los protege para evitar que se contagien y lograr “aplanar la curva” manteniendo “la moral de victoria”.

Admite que la “dureza” de las próximas semanas va a cambiar a la gente: “De nosotros depende que nos cambie para bien”. Ha dejado claro que el riesgo “está en todas partes” y de ahí el confinamiento general que ha decretado. Durante su intervención, Pedro Sánchez ha admitido que España es uno de los países más afectados de Europa por la pandemia y ha reconocido que el virus tiene varias particularidades diferentes de los de la gripe común y es que se propaga mucho más deprisa que ésta y su letalidad es más alta.

Por ello, ha insistido en la necesidad de cumplir con las medidas adoptadas por el Gobierno de confinamiento de los ciudadanos. De hecho, una de las mayores preocupaciones que ha transmitido es la de “ganar tiempo”, que se necesita por dos motivos. Por un lado, para preparar el sistema sanitario para poder atender a todos los infectados y, por otro, para lograr que se encuentre una vacuna.

Pedro Sánchez ha asegurado que esta es una “catástrofe” para la que la Humanidad no estaba preparada y ha apuntado que los líderes mundiales reconocen que esta situación es la más grave desde la Segunda Guerra Mundial. Incluso ha expuesto que en España, solo los muy mayores, los que vivieron la guerra, guardan en su memoria situaciones colectivas más duras que las presentes. El resto de generaciones, ha añadido, nunca había tenido que hacer frente a algo “tan duro y difícil” y cree que es en la adversidad cuando se demuestra de verdad de qué materia estamos hechos.
“Cuando todo esto pase, y va a pasar pronto, sabremos si somos generosos o valientes, si nos limitamos a quejarnos o si fuimos los que ayudamos a combatirlo”, precisó. Insistió también en que todos los países del mundo sufrirán el la pandemia y ya están adoptando medidas extremas. Y ha admitido que España es uno de los países donde la crisis es más grave.