Iglesias deja el Gobierno para enfrentarse a Ayuso en Madrid

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos anuncia su presentación a las elecciones del 4 de mayo con el objetivo de construir una "candidatura fuerte y con carácter" e impedir que la "ultraderecha" gobierne

El vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este lunes que dejará el Gobierno al inicio de la campaña electoral para presentarse a las elecciones del próximo 4 de mayo con el objetivo de evitar que la ultraderecha “consume su asalto” a la Comunidad de Madrid. En un vídeo difundido a través de sus redes sociales, Iglesias revela que ha planteado a Sánchez que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, asuma la Vicepresidencia segunda del Gobierno “que le corresponde a Unidas Podemos” y que Ione Belarra le releve a él como ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030. Además, ha mostrado también su deseo de que Yolanda Díaz sea la candidata de Unidas Podemos en las próximas elecciones, “si ella así lo decide”.

Iglesias ha dicho que se va del Ejecutivo con el afán de construir una “candidatura fuerte y con carácter” de izquierdas, para lo que pedirá a Más Madrid -ha dicho- construir una candidatura única aunque cada formación mantenga su independencia. “El próximo 4 de mayo se decide si la ultraderecha consuma su asalto a Madrid o si les paramos”, ha asegurado Iglesias, que considera que “un militante debe estar allí donde es más útil en cada momento” y que ahora su objetivo es ganar el Gobierno madrileño.

Ha recordado además que es “clamor” que la gente pide unidad y por eso ha instado a que, ante “el enorme peligro” de un Ejecutivo liderado por el PP y por Vox en la Comunidad de Madrid, la izquierda tenga “altura de miras” y la “responsabilidad y la humildad necesaria” para ir “todos unidos en una candidatura que sea capaz de ganar”. “Madrid necesita un gobierno de izquierdas y creo que puedo ser útil ayudando a ganarlo y liderándolo“, ha defendido Iglesias, que ha sostenido que a la derecha “no se la frena con partidos de tránsfugas” sino con una candidatura fuerte y “con carácter“.

Porque, en su opinión, la historia brinda la oportunidad de tener un Gobierno de izquierdas en Madrid para la gente trabajadora que “arranque el parásito de la corrupción de las instituciones madrileñas” y que impida que quienes reivindican la dictadura y hacen apología del terrorismo tengan todo el poder en Madrid. El actual vicepresidente, que ha dicho que “como madrileño y antifascista” será un honor ocupar esa candidatura, ha revelado que ha meditado “mucho” la decisión y ha anunciado que en las semanas que le quedan en el Ejecutivo se centrará en sacar adelante la ley de vivienda y en cumplir sus “compromisos claves”.

“El próximo 4 de mayo hay que echar a Ayuso, vamos a salir a pelear con todo y vamos a pelear hasta el final, y que no nos digan a nosotros que hay cosas imposibles”, ha finalizado Iglesias dándose dos golpes de puño en el pecho, después de alertar de que la democracia está “amenazada por el trumpismo”. El propio vicepresidente ha dicho que serán los militantes de Podemos quienes tendrán que ratificar su candidatura a través de una consulta.