GRAF6655. VIGO, 12/07/2020.- El actual presidente de la Xunta de Galicia y candidato por el Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ejerce su derecho al voto en el colegio Niño Jesús de Praga, en Vigo, con motivo de las elecciones autonómicas que se celebran, este domingo, en Galicia. EFE/ Salvador Sas
Publicidad

El candidato del PPdeG a la reelección como presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lograba ayer igualar la marca de su predecesor, Manuel Fraga, de cuatro mayorías absolutas consecutivas, al haber incluso mejorado resultados y haber llegado a 42 escaños en las elecciones de este domingo, en las cuales el BNG da un contundente “sorpasso” al PSdeG-PSOE e incluso supera en un diputado los resultados que había conseguido en 1997 con el histórico Xosé Manuel Beiras al frente.

Después de que las elecciones de abril fuesen suspendidas por la pandemia del coronavirus, todas las encuestas pronosticaban una mayoría absoluta del PP. Feijóo no muestra señales de desgaste tras 11 años al frente del Gobierno gallego, al aumentar en uno los diputados obtenidos en septiembre de 2016 y mejorar en medio punto el porcentaje de apoyos. Además, y en sus segundas elecciones como candidata, Ana Pontón, de 43 años, pero que lleva 16 en el Parlamento gallego, logra casi 15 puntos y medio más de apoyo respecto a hace cuatro años y liderará la oposición. El BNG de Ana Pontón pasa de seis a 19 diputados y mejora los resultados históricos de 1997, cuando los nacionalistas liderados por Xosé Manuel Beiras habían dado el “sorpasso” al PSdeG de Abel Caballero y habían alcanzado los 18 escaños.

Precisamente en aquella fecha, los socialistas habían obtenido su mínimo histórico durante los siguientes 19 años, hasta que en las autonómicas de septiembre de 2016 se quedaron con 14 escaños, como tercera fuerza parlamentaria.

En las autonómicas de ayer domingo repiten el resultado de 14 actas en el Pazo do Hórreo, pese a que mejoran en punto y medio el porcentaje de apoyos respecto a hace cuatro años, con el 96,68% del voto escrutado.

Por su parte, Galicia en Común, la coalición en la que concurría Podemos, junto con IU y Anova (el partido precisamente fundado por Xosé Manuel Beiras tras abandonar el BNG), se queda fuera del Parlamento y el Bloque capitaliza de lleno la desintegración de En Marea, cuyos 14 diputados, sumergidos en peleas internas, acabaron la legislatura pasada en distintos grupos del Parlamento.

Unidas Podemos sufría ayer en las autonómicas vascas y gallegas uno de los peores batacazos de su historia: perdía en ambos territorios gran parte de su electorado, quedándose fuera del Parlamento gallego, y rebajando a la mitad su presencia en la cámara vasca, con 6 escaños, con más del 90% de los votos escrutados.

En la que era su primera cita con las urnas desde la llegada de Unidas Podemos a la Moncloa, y de Pablo Iglesias, a la Vicepresidencia segunda, los resultados electorales de la coaliciones Galicia en Común-EU-Anova y Elkarrekin Podemos-IU eran incluso peores que las previsiones de las encuestas, que no eran nada buenas.