La residencia de Las Golondrinas acoge unos treinta internos. /E.A.
Publicidad

La situación generada en las residencias de personas mayores como consecuencia del coronavirus está llegando a ser en algunos centros dramática, con fallecidos  que llenan las terribles listas de muertos diariamente por el Covid-19, ancianos aislados, y familiares que viven con la angustia y la incertidumbre de cuándo se producirá el fatal momento sin poder acompañar ni despedirse de los suyos. La Residencia Las Golondrinas, en la localidad madrileña de Robledo de Chavela, está llegando a una situación desesperada, con un récord fatal, cerca del 90 por ciento de sus residentes y personal sanitario se encuentra contagiado por el coronavirus, y se sienten abandonados.

Según ha podido saber El Adelantado de Segovia, de los 30 internos que se atienden en Las Golondrinas, 23 están contagiados, y suman cuatro fallecidos en los últimos días.

La enfermedad también está afectando de al personal sanitario que trabaja en el centro, con ocho bajas entre los mismos, prácticamente toda la plantilla. De acuerdo a las explicaciones de la denunciante, “el director de la residencia se encuentra prácticamente solo en la labor de cuidado de los internos, para lo que ha tenido que pedir ayuda a su mujer, también afectada por el Covid-19, sufriendo una situación lamentable, sin dormir, sin descansar, de agotamiento total”.

También comenta que hasta el centro se han acercado efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Guardia Civil, para llevar a cabo labores de desinfección de la residencia, pero ahí se ha quedado la ayuda. Son constantes las llamadas de los familiares de los internos de Las Golondrinas que han recurrido a las fuerzas de seguridad del Estado, demandando apoyo, “y me han dicho que son conscientes de la situación, pero que es la UME la que decide las medidas a adoptar”.

Asimismo, han acudido al Ayuntamiento de Robledo de Chavela, han atendido su llamada, “pero a día de hoy no ha ido nadie”.

“Quiero denunciar esta situación porque esta gente está en un estado de emergencia total, no se puede dejar morir así a la gente. No sé cuáles son las medidas más viables, si trasladar a un hospital a todos aquellos que estén enfermos o mandar personal sanitario, o hacer algo, porque esta gente no puede seguir así”, lamenta la familiar, completamente impotente, ante una situación que considera de “emergencia total”.