Un fotograma de “La línea del cielo”, de 1983, dirigida por Fernando Colomo y protagonizada por Antonio Resines.
Un fotograma de “La línea del cielo”, de 1983, dirigida por Fernando Colomo y protagonizada por Antonio Resines.

El director de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, Javier Angulo, anunció cinco nuevas Espigas de Honor que se entregarán durante la próxima edición del festival, la 67, que arrancará este sábado, 22 de octubre. Así, a las ya conocidas para el cineasta irlandés Jim Sheridan (en la clausura) y para el director leonés Chema Sarmiento (en el marco del Día de Castilla y León), se añaden ahora las que recibirán el martes 25 de octubre, en el Día de España en la Seminci, los directores Manuel Gutiérrez Aragón y Fernando Colomo, el productor Andrés Vicente Gómez, y la actriz Victoria Abril. Todo ello junto a otra que se entregará el sábado 29 al actor Antonio Resines, en la clausura.

Entre las novedades desveladas en la presentación oficial, que tuvo lugar hoy en el Ayuntamiento, Angulo anunció que la actriz cordobesa Macarena Gómez será la madrina de la edición, que el cómico Javier Veiga será el presentador de la gala de inauguración, y que la actriz irlandesa Kate O’Toole, hija del mítico Peter O’Toole, será la presidenta del Jurado Internacional. Para decidir el reparto de las espigas estará acompañada por el compositor chileno Jorge Arriagada, el crítico argentino Pablo de Vita, las cineastas madrileñas Patricia Ferreira y Gracia Querejeta, el diseñador de sonido mexicano Martín Hernández, la programadora francesa Marie-Pierre Richard y la productora dominicana Tanya Valette.

Seminci programará este año 275 películas, por debajo del diez por ciento de los 3.600 títulos que el comité de selección ha visionados durante los últimos doce meses, según detalló Angulo, que en su intervención quiso hacer balance de las quince ediciones del festival en las que él ha estado al frente, desde 2008. Así, señaló que “las cosas han cambiado mucho en este tiempo”, y se refirió entre otras cuestiones a la presencia imparable de realizadoras en España y en todo el mundo”.

“Desde que llegué en 2008, hemos pasado de 400 a 1.400 invitados, y de 40.000 a 100.000 espectadores. Al margen de empleos externos como azafatas o chóferes, en Seminci trabajan más de 200 personas. Es importante ser conscientes del tamaño del festival”, apuntó Angulo, antes de afirmar: “Desde que llegué me he dedicado con todo mi entusiasmo y energía al festival. He conseguido levantarlo de nuevo y situarlo donde merece estar. El futuro tendremos que discutirlo al acabar el festival con la concejala y el equipo de Cultura. Yo me siento muy orgulloso de mi trabajo estos 15 años. El año pasado fue una buena edición y espero que este año la supere”, explicó.