En el recorrido se puede contemplar el Códice Florentino, de Fray Bernardino de Sahagún.
En el recorrido se puede contemplar el Códice Florentino, de Fray Bernardino de Sahagún.

La Casa Revilla de Valladolid acoge hasta el 26 de marzo la exposición ‘La lengua de los otros. Retratos castellanos de las culturas de ultramar’, muestra que recupera las obras que relataron los asentamientos tras el descubrimiento de América.

Recordar cómo fue la conquista de América es uno de los objetivos de este montaje en el que también se recuerda a aquellos otros ‘guerreros’ que, armados de papel y pluma, consiguieron dejar una descripción de la conquista y un relato de la sociedad que encontraron en estos viajes.

Los cronistas de las conquistas castellanas tuvieron un importante papel en el asentamiento de la nueva cultura peninsular en el continente americano. En muchos casos, se trataba de frailes que se encontraban en misión evangelizadora.

La exposición recupera el Codex Florentino, conocido también como Laurentino previamente y la Historia general de las cosas de la Nueva España. Formado por doce volúmenes, se trata de un compendio fundamental en el estudio de las culturas prehispanas y está considerado uno de los primeros estudios etnográficos existentes. La obra de Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590) representa una recopilación de todo el saber de las culturas americanas, fruto de la investigación a las poblaciones de Tlateolco. Texcoco de Mora y Tenochtitlan y de los informes de los estudiantes indígenas trilingües, formados por este mismo fraile en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, con la finalidad de conocer cómo eran las culturas mesoamericanas; sus dioses, sus costumbres y sus gentes.

Otro título rescatado es el Codex Boxer (Código Boxer), llamado así por su descubridor, Charles Ralph Boxer (1904-2000). Un manuscrito español escrito en torno a 1595 que contiene 270 páginas de texto en castellano con descripciones de los habitantes de las nuevas colonias y de sus costumbres. El manuscrito recopila narraciones de los viajes a la isla de Nueva Guinea y al norte de Australia. A estos textos, le acompañan 75 dibujos en color que muestran a indígenas de los territorios del Lejano Oriente como Filipinas, China o las Islas Marianas. No se conoce su autor, aunque la estética y la técnica de los diferentes dibujos indican que las ilustraciones pudieron ser realizadas posiblemente por un artista chino. En cuanto al responsable de su elaboración, se cree que fue mandado elaborar por Luis Pérez Das Mariñas y Sotomayor (1567-1603), gobernador de Filipinas entre 1593 y 1596. Este manuscrito se conserva en la actualidad en la Biblioteca Lilly de la Universidad de Indiana (Estados Unidos), donde fue cedido por Charles Boxer.