Un informe ratifica la incontestable vinculación de Treviño con Burgos

César Rico esgrime un documento elaborado por la Universidad de Burgos y la Institución Fernán González para rechazar la anexión de este territorio al País Vasco.

Existen «incontestables» vinculaciones de la pertenencia del Condado de Treviño y La Puebla de Arganzón con Burgos y no cabe nexo histórico de este enclave con la provincia de Álava. Lo confirma el informe que la Diputación encargó a la Universidad de Burgos y a la Institución Fernán González y que ayer desgranó el presidente del organismo provincial, César Rico. En él se expresan las vinculaciones jurídicas, administrativas, culturales e históricas de Treviño con la provincia. Un conjunto de 78 folios en los que se aduce la pertenencia de este territorio a la Comunidad, y en el que se deja claro que, según expresa el Estatuto de Castilla y León, «una región no puede disponer de un territorio sin la anuencia de la región a la que pertenece».

Una advertencia que Rico hace al Parlamento Vasco, al considerar que las disposiciones del Estatuto de Castilla y León son claras sobre la pertenencia de un territorio que lleva vinculado a Burgos desde el siglo XII. En este sentido, Rico dejó claro que «desde el equipo de Gobierno y el PP siempre se ha defendido el carácter burgalés y castellano y leonés del Condado de Treviño», al tiempo que declaró que hay «mayores vinculaciones jurídicas, económicas, sociales y culturales con Burgos».

Con estas premisas, y analizado el estudio, las conclusiones a las que se llega son que «el procedimiento que se debe seguir es el marcado del Estatuto de Castilla y León». Asimismo, hay una disposición que tiene en cuenta que «no se puede desde otra perspectiva territorial invocar el cambio territorial de Castilla y León».

En este punto, Rico subrayó que «resulta prevalente el interés provincial y el autonómico frente al interés municipal», una premisa por la que no ve factible la segregación a la que aspiran las localidades de La Puebla de Arganzón y Condado de Treviño. «Jurídicamente todo es discutido, pero el contenido político tiene el aval jurídico para dictaminar desfavorablemente su petición», apostilló.

En el apunte histórico, elaborado por la Institución Fernán González, Rico declaró que la vinculación de Treviño con Burgos se remonta al año 1179, momento en el que el rey de Navarra Sancho VI ‘El Sabio’ y el rey castellano Alfonso VIII realizan el reparto de tierras de la zona norte del Reino de Castilla dejando el condado de Treviño fuera de Álava. «De ahí surge ya la vinculación de Treviño con Burgos», aseveró. Con todo ello, el informe concluye que no existe vinculación histórica con el País Vasco.