Publicidad

El grupo pionero de peregrinos que iniciaron el Camino de San Frutos en marzo del 2012, han querido rendir un homenaje a Santiago Matarranz, Santi, del Restaurante La Juvenil de Segovia, fallecido el pasado mes de abril, haciendo entrega de una flecha del Camino de San Frutos a Loli, su viuda y a Darío su hijo, en reconocimiento por la entrega y la generosidad que siempre ha mostrado hacia el grupo de internos del centro penitenciario de Segovia, La flecha es con la que los internos este año van a continuar marcando y señalizando la ruta de peregrinación desde Segovia hasta la Ermita.

La relación de Santi con el Camino de San Frutos ha estado relacionada con Caballar, su pueblo y fue uno de los primeros en reivindicar que el camino de San Frutos debería pasar por Caballar, donde se encuentran las reliquias de los hermanos de San Frutos, Santa Engracia y San Valentín.

A partir del lunes 21 de octubre van a realizar el camino el grupo de internos del centro penitenciario junto con educadores y voluntarios, para culminar el 24, víspera de San Frutos en la Ermita del Santo y finalizar en Carrascal del Río donde como en años anteriores serán recibidos por Mª Henar la alcaldesa de la localidad y compartirán comida junto a la corporación municipal.

Los cerca de 80 km de los que consta la ruta serán recorridos en cuatro etapas por el grupo de ocho internos que participan en el PROYECTO LOYOLA, dentro del proceso de reinserción que se lleva a cabo en el centro penitenciario. Profesionales del centro y voluntarios de la Fundación Padre Garralda y Capellanía Católica acompañaran a este grupo de internos en un intenso trabajo de reinserción dentro del programa de deshabituación de drogas que se lleva a cabo en el interior de la prisión segoviana.

En la jornada de ayer, los internos visitaron EL ADELANTADO DE SEGOVIA, donde han recogido la cartilla del peregrino facilitada por el diario con la que irán sellando a su paso por los pueblos por donde discurre el camino y así poder recoger “la pajarera”, documento que acredita haber completado el camino de San Frutos.

También han recibido la bendición del Peregrino en la iglesia de San Millán en la que el párroco Jesús Cano les ha animado a vivir esta experiencia como un camino interior que les ayude en su camino de vuelta a la sociedad y de reinserción.

Bankia y la Fundación Caja Segovia que colaboran activamente en este proyecto también han querido recibir a los peregrinos del Centro Penitenciario y desearles ‘Buen Camino’,  agradeciéndoles que su paso por los distintos pueblos segovianos sirva para conocer y poner en valor la riqueza que la provincia de Segovia tiene, cultura, tradición, espiritualidad, arte son aspectos con los que el peregrino se va a encontrar a lo largo de la ruta y va a poder disfrutar