Vista de las instalaciones del Aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat de Barcelona que se adaptan para aplicar el nuevo protocolo de seguridad. / EFE - ALEJANDRO GARCÍA - POOL

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció ayer que su equipo ultima una propuesta legislativa para crear un certificado digital que “facilite los movimientos dentro de la UE y al exterior” de aquellos viajeros que hayan sido vacunados contra el coronavirus, pero también a aquellos que cuenten con anticuerpos o acrediten un resultado negativo en un test antes de viajar.

De este modo, la jefa del Ejecutivo cede a los países que como Grecia y España reclamaban una suerte de “pasaporte” para los viajeros inmunizados con el fin de reactivar el turismo tras la tercera ola de la pandemia, a pesar de que el jueves tras una cumbre con los líderes de la UE avisó de que Bruselas trabajaría en los próximos tres meses en un certificado solo de uso médico porque no había el consenso suficiente entre los 27 para discutir qué usos se le podría dar más allá.

La jefa del Ejecutivo comunitario apuntó que la propuesta se presentará este mes y “respetará la protección de datos, la seguridad y la privacidad”. Su vicepresidente responsable de Salud y Seguridad, Margaritis Schinas, precisó que la iniciativa verá la luz el 17 de marzo.

‘Pase Verde Digital’

El certificado, que Von der Leyen bautizó como ‘Pase Verde Digital’, incluirá datos médicos para indicar si el paciente ha sido vacunado o los resultados de pruebas para acreditar su estado si no ha podido vacunarse aún, por ejemplo una PCR negativa o un test que acredite que se tienen anticuerpos.

La descripción del certificado como un ‘pase’ para cruzar fronteras, sin embargo, ha despertado ya de salida las reservas de países como Bélgica, cuya ministra de Exteriores, Sophie Wilmès, tildó de “confuso” que Bruselas haya querido vincular la vacunación con la libertad de movimiento, cuando ni es obligatoria ni se ha logrado por el momento generalizar su aplicación. En una línea similar se situaría Luxemburgo, quien ya ha dicho que rechazaría un pasaporte que “dé más derechos a una persona vacunada”, más aún sin que esté claro si la vacuna impide la transmisión, y habida cuenta de que no está disponible para todos los europeos.

España, que junto a otros cinco países con una fuerte industria turística (Austria, Bulgaria, Grecia, Malta y Eslovaquia) reclamaron medidas para reactivar los viajes, considera “buena noticia” que Von der Leyen prepare una norma en esta dirección, según la ministra de Turismo, Reyes Maroto.

La carta de Reyes Maroto y los otros cinco ministros toma nota de las restricciones severas que se aplican en estos momentos en las fronteras de varios Estados miembros, pero reclaman proporcionalidad para asegurar que estas medidas “drásticas” no se aplican más allá de lo “estrictamente necesario” para salvaguardar la salud pública. Esta herramienta, que dicen podría llamarse “pasaporte sanitario”, debería “facilitar viajes seguros” por lo que creen que sería útil para “relanzar” los desplazamientos.

También se mostró favorable a este documento Ciudadanos. La portavoz de la ejecutiva nacional, Melisa Rodríguez, afirmó que su partido apoya la idea de un certificado para intentar reactivar los viajes y el turismo al tiempo que se garantiza la seguridad sanitaria, pero advierte de que esta medida no puede conllevar ningún tipo de “discriminación” y apoya medidas complementarias como una prueba de PCR negativa.

Las comunidades deciden

Sin embargo, la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, afirmó que la puesta en marcha de un pasaporte de vacunación es un asunto que compete al Consejo Interterritorial de Salud, y todas las comunidades deben de estar de acuerdo en si se hace o no. Por su parte el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ironizó con que es importante que las vacunas lleguen antes que el pasaporte.

Calviño quiere tenerlo antes del verano

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, dijo ayer que el pasaporte vacunal tiene que llegar antes del verano para poder recuperar con seguridad el turismo. En una entrevista en La 1 de TVE, Calviño explicó que en los próximos días habrá una reunión de los distintos ministerios implicados para coordinar desde un punto de vista tecnológico y legal cómo impulsar este certificado de vacunación. Dijo que España está liderando en la UE, en la OCDE y en el G20 la puesta en marcha de ese pasaporte vacunal para recuperar cuanto antes la seguridad en los viajes internacionales y la confianza de los ciudadanos para que los turistas vuelvan a España. Se trata de un proyecto con elementos complejos, porque hay que asegurar la protección de los datos personales de los ciudadanos y en ello trabaja el grupo interministerial.