El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. / europa press
Publicidad

El juzgado de Instrucción 5 de Valladolid se declaró no competente para investigar la denuncia interpuesta por un miembro de la Junta Directiva de Cs en Valladolid por un delito leve de amenazas contra el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, por su condición de aforado y pide que sea el TSJCyL el que asuma la causa. Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, la titular del Juzgado decidió elevar una exposición razonada al Alto Tribunal para que sea su Sala de lo Civil y Penal la que asuma la causa contra Igea, dada su condición de aforado.

Cuando el TSJCyL reciba la exposición motivada decidirá si se queda con el procedimiento o lo devuelve al juzgado instructor, que en un principio había fijado el juicio para el próximo 14 de octubre. El momento en el que se produjo la supuesta amenaza a este miembro de la Junta Directiva del partido en Valladolid —Borja Collantes—, el pasado 8 de marzo, será clave en la decisión que adopte el TSJCyL ya que aunque ahora está aforado por ser procurador y vicepresidente de la Junta, en ese momento Igea ya no era diputado en las Cortes ni ostentaba ningún cargo público.

Los hechos se remontan a marzo pasado, en la campaña previa a las primarias convocadas por Ciudadanos para elegir candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, que tuvieron como principales aspirantes al propio Francisco Igea y a la expresidenta de las Cortes y exdirigente del Partido Popular, Silvia Clemente, respaldada por la dirección nacional del partido.

Además, en esa campaña se detectaron una serie de irregularidades en votos fraudulentos que hicieron que el resultado inicial que daba como ganadora a Silvia Clemente tuviera que ser corregido en favor de Francisco Igea.

En plena campaña interna, Igea detectó mensajes en la red social Twitter, atribuido alguno de ellos al usuario ‘@palmerovalladolid’, en el que se aludía a la vinculación familiar de Francisco Igea con un imputado en el denominado caso de supuesta corrupción de las ‘Eólicas’, el empresario Patricio Llorente, quien es su cuñado.

“Cuñados y constructores ya tenemos bastantes en Castilla y León”, figuraba en uno de los mensajes difundidos en la red social, acompañado de una foto de Igea y Llorente bajo el rótulo de ‘imputado’.

La discusión

Según la denuncia, el 8 de marzo pasado —justo antes de la votación de las primarias— se produjo una discusión al encontrarse Igea y Borja Collantes en una calle cercana al Ayuntamiento de Valladolid en presencia de otro miembro del Grupo Municipal de Ciudadanos, que fue llamado a declarar como testigo por parte del denunciante. Borja Collantes mantuvo en su denuncia que Igea le dijo: “La próxima vez que hables de mi familia te reviento la cabeza” e Igea supuestamente pronunció dos veces esta frase y puso el dedo índice entre las cejas del denunciante, según el escrito.

Además, el escrito relató una segunda supuesta amenaza atribuida a Igea: “si vuelve a salir algo de mi familia te destrozo y reviento el partido por dentro, porque tengo documentación que si sale a la luz va a hacer mucho daño”. El escrito presentado ante la Policía Nacional por Collantes está fechado el 11 de marzo pasado a las 9 y 36 minutos de la mañana, horas antes de que la dirección nacional de Ciudadanos confirmara que Igea era el ganador de las primarias tras prosperar su recurso por el supuesto ‘pucherazo’ que habría favorecido su contrincante, la expopular Clemente.