Los secretarios generales de UGT, Faustino Temprano, y de CCOO, Vicente Andrés, participan en una concentración frente a las sedes de la patronales. / ICAL - RUBÉN CACHO
Los secretarios generales de UGT, Faustino Temprano, y de CCOO, Vicente Andrés, participan en una concentración frente a las sedes de la patronales. / ICAL - RUBÉN CACHO

UGT y CCOO en Castilla y León ven «impredecibles los resultados» de la cita del lunes del Diálogo Social, a la que acudirá el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallado (Vox), invitado por el presidente del Ejecutivo, Alfonso Fernández Mañueco, ya que «van a coincidir dos almas en la reunión por parte del Gobierno, una que quiere destruirlo todo y otra mantenerlo».

Así se ha referido este miércoles el líder de CCOO en la Comunidad, Vicente Andrés, a la convocatoria del lunes, cuyo resultados considera «impredecibles», y a la que, según se les ha comunicado hoy, acudirá García-Gallardo como invitado, algo que no se les ha ni consultado, ha añadido su homólogo en UGT, Faustino Temprano.

Ambos han pedido a Mañueco claridad en el diálogo social, que se pase de las palabras a los hechos, ya que hay 18 acuerdos pendientes de desarrollo por 300 millones de euros, y han advertido de que se acabe «con la ambigüedad» y no haya dos opciones encima de la mesa, la de la parte del Gobierno del PP y la de VOX, que supondrían «la quiebra» de ese modelo de concertación en la Comunidad, en palabras de Andrés, quien ha anticipado que junto a la patronal están dispuestos «defender hasta el final» un sistema que avala el Estatuto de Autonomía.

La reunión del Consejo del Diálogo Social, pospuesta hasta el lunes 11 tras dar positivo Mañueco en covid, se produce después de que el consejero de Industria, Empleo y Comercio, Mariano Veganzones (Vox), que también acudirá a la cita al formar parte de ese foro, y García-Gallardo anunciara el recorte en algunas partidas de sindicatos y patronal, por al menos 20,3 millones, sin descartar otros en lo que consideran gasto superfluo.

El líder de UGT en la Comunidad, Faustino Temprano, ha confiado en que la reunión del lunes, «sea un punto de inflexión para ir para adelante o para atrás» y para que «el presidente de la Junta definitivamente se ponga al frente del Dialogo Social en Castilla y León y diga claramente si sigue creyendo» en ese modelo.

«Las palabras no nos valen pedimos son hechos concretos, hay 18 acuerdos del dialogo social pendientes de llevar a la práctica sobre todo en la Consejería de Empleo y en políticas activas de empleo con un montante de 300 millones de euros que hay que sacar en programas. Ya llegamos tarde y los ayuntamiento y corporaciones locales ya tendrían que tener las convocatorias», ha advertido Temprano.

Para el líder de CCOO en la Comunidad, Vicente Andrés, va a ser una reunión «extremadamente difícil», de las más difíciles que le han tocado en el largo periodo largo de concertación social que él ha vivido, con unos «resultados impredecibles», ya que además les han anunciado que estará García-Gallardo.

«Van a coincidir dos almas en esa reunión por parte del Gobierno, unos que quieren destruirlo todo -en referencia a Vox- y otros, en el caso de Mañueco, que habla de mantener el diálogo social; vamos a ver como esos dos discursos se refunden en una sola posición, no lo veo fácil», ha reflexionado Andrés.

«Habrá que ver la posición de Mañueco, que lo único que le pedimos es claridad que no juegue a la ambigüedad ni que haya dos opciones encima de la mesa» ya que o hay acuerdo del diálogo social y se cumplen los acuerdos o el modelo «se quiebra», ha advertido el secretario general de CCOO en la Comunidad.

Andrés ha insistido en que están dispuestos a avanzar en la consolidación de ese modelo de concertación social pero si «les echan de ella porque la otra parte así lo considera», ha advertido que junto a la patronal defenderán hasta el final un sistema que recoge el Estatuto de Autonomía.

Temprano ha explicado que los sindicatos se reservan llevar a otros invitados al Consejo del lunes, y ha aclarado que en la anterior legislatura el vicepresidente de la Junta Francisco Igea también participó en ese foro, aunque se les consultó, y ellos siempre han estado en contra porque creen que supone descafeinar ese órgano.

El líder de la UGT se ha preguntado porque tiene que ir el vicepresidente y no otros consejeros que tienen relación directa con los acuerdos del Diálogo Social como la consejera de Familia o el de Economía y Hacienda.