23 1 WEB
Luis Tudanca asistió ayer a la Asamblea Extraordinaria de la Agrupación Local del PSOE en Burgos. / ICAL

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, aseguró ayer en Burgos que los socialistas “no van a ser equidistantes y combatirán con todas su fuerzas” desde las instituciones y en las calles “a los fascistas”. Defendió así la posición que tomará su partido en la oposición, tras el acuerdo alcanzado por el Partido Popular y Vox para formar gobierno en la Comunidad, un pacto que lamentó y calificó de “vergonzoso”.

En este sentido, afirmó que en su partido tienen “muy claro” donde están y afirmó que serán la “línea de defensa” de todos aquellos que quieren “que la política sea mucho más”. Por ello, en la Asamblea Extraordinaria de la Agrupación Local del PSOE de Burgos garantizó que desde su partido continuarán “haciendo propuestas” y ofrecerán un “modelo alternativo y una forma de hacer política diferente a la del PP y la extrema derecha”. Asimismo, lanzó una advertencia a los ‘populares’, para que no esperen de ellos “medias tintas” ni que sean “cómplices de lo que quieren hacer a Castilla y León”.

“A todos aquellos que quieran blanquear su pacto con Vox, no esperéis ninguna división. Todos los socialistas vamos a combatir a la extrema derecha”, aseguró en declaraciones a los medios de comunicación, a los que aseguró que “todos aquellos que se han puesto de perfil” en la conformación de este pacto “también les pasará factura”.

Abandono de la moderación

El secretario general del PSCyL recordó que, 40 años después, “la extrema derecha vuelve a los gobiernos”, y lamentó que haya tenido que ser en Castilla y León “en un momento en el que el PP ha abandonado la senda de la moderación, de la política de estado, de la derecha democrática, para darle participación a costa de todo y todos a la extrema derecha”, enunció el socialista.

Se refirió también a las recientes palabras del presidente del PP europeo, Donald Tusk; del todavía líder del PP nacional, Pablo Casado, y del candidato a presidirlo, Alberto Núñez Feijóo. “No sé quién está haciendo mayor ridículo y produciendo mayor sonrojo”, afirmó. Así, criticó las palabras de Feijóo sobre el pacto castellano y leonés, en las que aseguraba que era “mejor perder un gobierno que ganarlo desde el populismo, justo el día después de entregar la Presidencia de las Cortes a la extrema derecha”, indicó Tudanca.

Por su parte, acusó al presidente de la Junta en funciones, Alfonso Fernández Mañueco, de “balbucear excusas” delante de toda España y Europa “para evitar la responsabilidad que tienen con este pacto vergonzoso y vergonzante que no quieren siquiera reivindicar”, y señaló algunas de las propuestas de Vox en su programa como la intervención en las aulas o la inmigración ordenada. “Si algo necesita Castilla y León es ser tierra de acogida y no de odio, xenofobia, machismo y fascismo”. 

“Es absolutamente terrible e intolerable que no sea capaz de balbucear mas que excusas de un pacto que habla de adoctrinamiento en las aulas, violencia intrafamiliar, invisibilizando la violencia de genero e igualdad entre mujeres y hombres”, añadió el líder autonómico del PSOE.

Asimismo, indicó que le hubiese gustado “hacer más” y recordó que su prioridad era “evitar por todos los medios que la extrema derecha entrase en un gobierno”. Para evitarlo, recordó que ofrecieron “de manera responsable” un acuerdo para “aislar” a Vox, en relación al cordón sanitario.

“No han querido siquiera hablar. Se levantó de la mesa por la mención de la corrupción y sin embargo ha estado negociando y se ha humillado cuando la extrema derecha ha querido que desapareciera la violencia de género, cuando les ha pedido y exigido que pusieran en tela de juicio el estado autonómico. El único responsable es el PP”, apostilló Tudanca.