zapatero tudanca
José Luis Rodríguez Zapatero junto a Luis Tudanca en la II Escuela de Gobierno del PSCyL. / ICAL

El secretario general del PSOE en Castilla y León y candidato a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, anunció ayer que, si gana las elecciones del próximo 13 de febrero, creará un Consejo Autonómico para la Innovación y Desarrollo Económico, que presidirá el jefe del Ejecutivo autonómico, con el concurso de los agentes del Diálogo Social y la participación de las empresas, de las universidades y centros tecnológicos. Todo con el propósito de “hacer entre todos la gran transformación que nos coloque en el futuro, que coloque a Castilla y León a la vanguardia del cambio del modelo económico y productivo de nuestro país”.

Así lo avanzó en la clausura de la II Escuela de Gobierno del PSCyL en Salamanca, donde también anunció la aprobación de un fondo de 163 millones de euros para ayudar a autónomos y empresas, así como la puesta en marcha de un instituto financiero público “para coordinar e impulsar todos los instrumentos de promoción económica” que se necesitan “en esta tierra para fomentar el crecimiento, la creación de empleo, la digitalización y para crear empleo de calidad y digno”, explicó.

También recordó algunas medidas ya anunciadas como su objetivo de llegar al tres por ciento del PIB en el gasto en innovación y desarrollo, así como el paquete de incentivos fiscales en el medio rural para crear población y un plan de dinamización de las cuencas mineras “que ponga fondos adicionales para la transición justa”.

Búsqueda del cambio

El secretario general socialista recordó las ideas que propusieron en la primera Escuela de Gobierno hace tres años, porque “casi lo único que pasa es el tiempo, todo lo demás sigue igual, aquello que reivindicábamos entonces hoy sigue tan vigente como entonces”. En este sentido, señaló que “la coherencia del Partido Popular no cambia tampoco”. “Hace tres años denunciábamos que el PP votaba en contra de la subida del salario mínimo, y ya decían que España se iba a romper. No solo no ha llegado, sino que dos años después de una pandemia y una crisis durísima, hoy España crece y tiene empleo”.

Tudanca aseguró que “el PP, en estas elecciones, se podía presentar con el programa electoral de 1987, no hemos avanzado nada, siguen haciendo las mismas promesas”. Por eso, consideró que “no nos podemos permitir dejar pasar este tren” y que “este tren necesita un nuevo maquinista”. Las elecciones son para el candidato “inoportunas e irresponsables”, aunque consideró que “han dado una oportunidad a los castellanos y leoneses” para construir “un proyecto propio con la llegada de los fondos europeos”.

El candidato criticó el “gobierno fallido” entre Mañueco e Igea y reivindicó la escuela política socialista “del respeto, la que cree en el interés general, la humildad, la que antepone los ciudadanos a cualquier interés partidista”. Subrayó que con los próximos comicios se abre “un camino esperanzador por delante” con un “programa de gobierno diseñado por y para todo el territorio”.

Una «mayoría equivocada»

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero aseguró este sábado que el Gobierno en Castilla y León de Alfonso Fernández Mañueco “fracasó”, y que ha dado paso a una “legislatura fallida por una mayoría equivocada”, lo que demuestra que “el cambio en esta autonomía era necesario”.

De este modo, Zapatero respaldó a Luis Tudanca como candidato de los socialistas a la Junta y, por ello, animó a votar “un cambio que es más que necesario”, augurando que el 13 de febrero Tudanca “va a volver a ganar las elecciones”.

El expresidente llegó a la conclusión de que el cambio “era necesario”, como “se votó hace dos años”, porque el Gobierno de la Comunidad “no fue capaz ni de completar la mitad de la legislatura, acabó en ruptura, sin presentar un balance, y ahora quieren hablar de futuro”. “El Gobierno fue fallido, la legislatura fue fallida por una mayoría equivocada porque se equivocó Ciudadanos, ya que tenía que haber apoyado al partido más votado”, concluyó el expresidente Zapatero.