Tudanca aboga por hacer cambios económicos para fijar población

El líder socialista regional cree que un cambio en el modelo productivo frenará la despoblación

49
El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca (c), durante su visita al Centro de Aspanias.
Publicidad

El secretario general del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca, apostó ayer por cambiar el modelo económico y productivo en Castilla y León y “ser ambiciosos” para frenar la huida de generaciones enteras.

En declaraciones a los periodistas durante una visita al centro de mayores de Aspanias en Salas de los Infantes, Tudanca insistió en que “no sirve de nada seguir recortando servicios públicos y perdonar impuestos a los que más tienen”, como asegura que hace el gobierno autonómico, porque “luego no hay recursos para que funcionen la sanidad o la educación y no se puede frenar la emigración”.

En su lugar, señaló la necesidad de avanzar hacia un desarrollo industrial que reduzca los desequilibrios entre provincias y entre comarcas y “pasar de las palabras a los hechos, con inversiones reales”.

En su opinión, mantener la población requiere empleo, buenos servicios públicos y mejorar infraestructuras, tanto físicas como digitales, de comunicación.

Tudanca aseguró también que colaborará con la Junta y Aspanias para ayudar en lo que sea posible para que la entidad pueda seguir prestando servicios en el ámbito de la discapacidad y la atención a personas mayores en el medio rural.

En declaraciones a los periodistas, Tudanca insistió en su compromiso de colaboración con la propia entidad, sus trabajadores y las administraciones, especialmente la Junta para que se puedan seguir prestando los servicios que Aspanias lleva décadas prestando.

Aspanias anunció a mediados de febrero que su mala situación económica le obligará a prescindir del 25,6 % de su actual plantilla, formada por 300 empleados, de los que 260 tienen algún tipo de discapacidad, dependientes de la Fundación CISA, creada por Aspanias para mejorar su operatividad.

El gerente, José Mª Ibáñez, garantiza que ninguna de las personas afectadas por este proceso de ajuste quedará desprotegida y se inicia ahora un proceso de tratamiento individualizado de cada una de ellas, en el que no habrá salidas traumáticas. La situación de la Fundación CISA se ha deteriorado en los últimos años por diferentes causas, que han acarreado una reducción del 50% en su facturación y 900.000 euros de déficit solo el año pasado, en un volumen gestionado de 20 millones.

La pérdida del mercado del Centro Especial de Empleo, el sobredimensionamiento de la plantilla, el envejecimiento prematuro y las limitaciones del personal con discapacidad y la subida del Salario Mínimo han desencadenado la crisis, según el responsable de Recursos Humanos, José Luis Ortuñez.