Testigo de la historia

Cuna y féretro de la reina, Castilla y León albergó algunos de los momentos más decisivos en la vida de Isabel la Católica, cuyo rastro continua hoy presente en la Comunidad, con especial protagonismo en las provincias de Ávila, Segovia y Valladolid.

2

Castilla y León es testigo vivo de la historia. Sus tierras han sido a lo largo de los siglos escenario clave en la evolución de la Península, desde los primeros homínidos que dejaron su impronta en Atapuerca hasta la actualidad. El vasto patrimonio histórico artístico y documental que puebla buena parte de sus municipios se suma a los personajes nacidos en la Comunidad, que con su trabajo y empeño han terminado cambiando la historia de la humanidad.

Sin lugar a dudas uno de ellos fue la reina Isabel I de Castilla, cuyo vínculo con el espacio que actualmente aglutina la Comunidad de Castilla y León va mucho más allá de su nacimiento en Madrigal de las Altas Torres (Ávila) en 1451 y su fallecimiento en Medina del Campo (Valladolid), 54 años después. La itinerancia de su Corte, que recorría constantemente el reino de Santander a Granada cuando la situación así lo requería, hizo que fueran muchas las villas y ciudades donde dejó su impronta, convirtiéndose en testigos de acontecimientos relevantes a lo largo de su reinado. Arévalo, Burgos, Toro, Zamora, Aranda de Duero, Dueñas, Cervera, Medina de Rioseco, Valladolid, Segovia, El Tiemblo y las citadas Madrigal y Medina del Campo fueron algunos de ellos, como refleja la guía ‘Itinerarios de Isabel la Católica. 15 rutas de una reina viajera’, publicada por el Ministerio de Cultura en 2004 para conmemorar el quinto centenario de su fallecimiento.

Inagotables rutas

En un afán de ordenar parte de su itinerario vital por Castilla y León, la Junta ha puesto en marcha ‘La ruta de Isabel en Castilla y León’, presentada en la reciente edición de Intur con el reto de «aprovechar la trascendencia internacional que la reina Isabel ha tenido en nuestra historia, para atraer visitantes de mercados exteriores en países donde también jugó un papel importante como Inglaterra, Alemania y Francia», en palabras de la consejera de Cultura y Turismo, Alicia García.

La Agencia Ical ha recorrido en tres etapas las provincias que resultaron decisivas en la vida de Isabel la Católica: Ávila, donde nació y pasó toda su infancia; Segovia, donde se proclamó reina; y Valladolid, donde se casó en secreto con Fernando de Aragón y falleció años después tras dictar testamento. El tiempo ha hecho su trabajo y no son muchos los palacios y espacios que permanecen en pie conservando su morfología, pero el calado de su legado permanece intacto, y el cariño de sus vecinos ha resistido el paso de los siglos.

Las recreaciones históricas que anualmente organizan los Amigos de Madrigal, los menús isabelinos puestos a disposición de los visitantes en localidades como Arévalo y Medina del Campo, ejemplos de la revolución monetaria que impulsó con la creación del ducado de oro (un precursor del euro), la contundente apuesta cultural realizada durante su reinado, que abrió el camino a la influencia musical de creadores del norte de Europa, y los rastros arquitectónicos mozárabes que aún preservan artesanos como los nietos de Eulogio Bernardos a los pies del castillo de Arévalo son algunos descubrimientos que aguardan a quienes se presten a recorrer los pasos de una de las mujeres más importantes de la historia universal.

Una vida de película

Buena parte del renovado interés popular por la reina que se ha vivido en los últimos meses es fruto del éxito de la serie de televisión ‘Isabel’, producida por Diagonal TV para TVE, que ha liderado en audiencia la noche de los lunes durante su primera temporada. Poco podían sospechar en la productora audiovisual catalana (responsable de series como ‘Amar en tiempos revueltos’, ‘La señora’ y ‘La República’) el éxito que esperaba en 2012 a su apuesta estrella para este año, que recorría los primeros años de la vida de la futura reina, desde su infancia en Arévalo hasta su coronación en Segovia, con Michelle Jenner y Rodolfo Sancho en los roles principales. posterior».