Tensión y protestas marcaron la celebración del ‘Toro de la Vega’

La tensión es protagonista de la jornada, aunque sin incidentes serios y sí alguna agresión

1

Un año más el Torneo del Toro de la Vega reunión ayer en Tordesillas (Valladolid) a defensores y detractores de esta tradición de más de 500 años. Aunque este año, y tras los incidentes de la edición pasada, la celebración acabó sin detenidos ni problemas serios, los cientos de antitaurinos volvieron a protagonizar el comienzo de esta fiesta.

Así, muchos de ellos, unos 200, se colocaron en el recorrido del torneo para impedir que se celebrara, lo que obligó a las fuerzas de seguridad a desalojarlos de la zona. A pesar de todo, varios de ellos permanecieron en el recorrido por donde debía pasar el toro y tuvieron que salir a protegerse en zona segura cuando el astado, Rompesuelas, fue soltado poco después de las once de la mañana.

Esta decisión fue tomada por el alcalde de la localidad, José Antonio González-Poncela, y la Guardia Civil después de asegurarse de que no había ningún antitaurino encadenado a ningún árbol, como ocurrió al principio, y la zona era segura. Ante las críticas, el primer edil quitó importancia al asunto y dijo que cualquier mayor de edad puede permanecer en la zona del encierro.

Tras 20 minutos de recorrido por las calles de la villa, el astado murió tras ser alanceado por los participantes quienes, en un primer momento, declararon ganador del torneo a Francisco Alcalá, conocido como ‘Cachobo’, natural de Valderas (León). Aún así, el jurado decidió declararlo nulo después de visionar las imágenes del momento de la muerte.

Esta decisión se tomó por “incumplir el reglamento en el respeto del orden de lidia”, ya que uno de los lanceros pinchó al toro en movimiento; otro lo hizo tras de un pino -por lo que no se enfrentó al morlaco de frente- y un tercero, junto a unas vallas artificiales, pues el astado fue abatido tras atravesar varias calles del polígono de la Vega.

De este modo, no se garantizó la “pureza del torneo”. De hecho, ‘Rompesuelas’, de 640 kilos y de la Ganadería Herederos Conde de la Corte de Zafra (Badajoz), se quedó a medio kilómetro de la zona en la que se hubiera salvado, ante la presencia de entre 35.000 y 40.000 personas.

Ante la polémica con los participantes por esta anulación, el alcalde recordó que se reunió con los 54 lanceros el pasado viernes, a los que pidió ser “escrupulosos con el reglamento”. “Si no se cumple, la ordenanza está clara”, dijo, para señalar que ahora serán los técnicos si este suceso merece sanción económica, que podría alcanzar hasta los 9.000 euros.

Antes de este momento, los lanceros atravesaron a pie y con sus caballos el cordón humano realizado por los antitaurinos, momento en el que ambas partes comenzaron a proferir insultos y amenazas, así como lanzamiento de piedras.

En la zona del torneo se congregaron también numerosos medios de comunicación quienes denunciaron, un año más, que habían sufrido amenazas y que, incluso, un grupo de cámara y redactor de televisión sufrieron agresiones, lo que fue criticado por la Asociación de Periodistas quienes pidieron que ambas partes respetaran a los profesionales que estaban allí para informar.