El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo. / EFE

La Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves el techo de gasto no financiero para 2022, con un importe de 11.621 millones de euros, el 5,84 por ciento más que en el presupuesto público del presente año, lo que en términos absolutos suponen 641 millones más, principalmente por los fondos europeos de recuperación tras la pandemia (+617 millones).

Este primer paso hacia la tramitación del proyecto de ley de Presupuestos de la Comunidad para 2022 ha sido aprobado en la reunión del Consejo de Gobierno, que ha apoyado esta cuantía en las previsiones de un crecimiento económico del 4,9 por ciento, una tasa de paro del 12 por ciento y un aumento de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo del 2,4 por ciento.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que esta cifra responde a que, como principal concepto, la Comunidad espera ingresos financieros por importe de 11.238 millones de euros, el 8,7 por ciento más que en 2021, pero a esta cuantía se le suma el margen de déficit sobre el PIB -establecido en el 0,6% del PIB y que suponen 378,34 millones de euros- y también el habitual ajuste de la Contabilidad Nacional, que en este año suma 4,42 millones.

La estimación ha ponderado igualmente las entregas a cuenta que transferirá el Gobierno central del modelo de financiación autonómica, con un incremento del 1,5% (6.862,33 millones y 104 millones más respecto a 2021), la bajada de la financiación extraordinaria asociada a la gestión de la pandemia de la covid (94 millones menos) y los fondos europeos, con un incremento del 50% al pasar de 1.223 a 1.840 millones de euros.

Fernández Carriedo ha defendido que se trata de una previsión “realista y prudente“, aunque ha reconocido que en 2022 se aprecia una contención del crecimiento económico de 2021, cuando prevé que Castilla y León cierre con un alza del PIB del 5,6 por ciento, a la vez que ha previsto que en el año próximo la Comunidad superará el PIB que había antes de la pandemia, en 2019.

Sobre la tasa de paro que pronostica la Junta, el consejero ha reconocido que seguirá la tendencia a la disminución, aunque “a ritmo moderado“, ya que espera una merma de medio punto porcentual, al pasar del 12,5 por ciento de paro al 12 por ciento.

190 millones por la sentencia del IVA

El consejero ha detallado también que las Cuentas públicas de la Comunidad para 2021 incluirán una previsión de ingreso de 190 millones que calcula que le adeuda el Gobierno central al autonómico en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo por los atrasos en el pago de una mensualidad del IVA de 2017, cifrado en unos 182 millones, a lo que ahora la Junta suma 8 millones -455.000 euros mensuales- en concepto de intereses, reconocidos por la sentencia judicial y con la referencia de enero de 2022 como fecha estimada para el pago comprometido por el Gobierno central.

Carriedo ha recordado que tuvieron que recurrir la decisión del Gobierno de no pagar esa cantidad tras un intento sin éxito “de diálogo y mano tendida“.

En el caso de que el Gobierno no les diera esa cantidad de 190 millones, que es la que estiman adecuada, la Junta recurrirá el importe, ha anticipado: “No es nuestra idea perdonar al Gobierno esa cantidad, que es de los ciudadanos de la Comunidad“, ha recalcado.

Trámite parlamentario

La intención de la Junta de Castilla y León es que mañana la Mesa de las Cortes y la Junta de Portavoces incluyan en el orden del día del próximo Pleno el debate y votación del techo de gasto y que en concreto sea el miércoles de la semana próxima cuando comience a testarse el nivel de apoyos que tiene el Gobierno autonómico para sacar adelante sus cuentas.

Se trata de una votación habilitante, en el sentido de que sin este primer paso no se puede tramitar el presupuesto, por lo que la Junta está “confiada” y “optimista” sobre su aprobación por parte de los dos partidos que sustentan al Gobierno -PP y Cs-, pero también por la necesaria suma de al menos uno de los procuradores del Grupo Mixto, con la mirada puesta especialmente en los representantes de Por Ávila y Unión del Pueblo Leonés.

Preguntados por si tienen garantizado el apoyo parlamentario a este techo de gasto y por extensión al presupuesto, Carriedo ha reconocido que ha mantenido conversaciones con todos los partidos de la oposición y que sus portavoces han trasladado “buena voluntad” ante la “mano tendida” para un acuerdo.

No nos han confirmado su voto“, ha reconocido el consejero, quien sin embargo ha añadido que son “optimistas” tanto para el trámite del techo de gasto como para la posterior tramitación del presupuesto.