Publicidad

Con el primer equipo velando armas de cara al encuentro que le enfrentará en la jornada de hoy al Cangas en Pontevedra, el Balonmano Nava dio otro gran paso adelante, en ese caso en el apartado institucional, tras firmar un acuerdo de colaboración con la Universidad de Valladolid. En el Campus María Zambrano se llevó a cabo la presentación del acto, en el que tomaron parte el vicerrector de la institución, Agustín García Matilla, acompañado por Marta Laguna, decana de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, y Juan Carlos Manrique en representación de la Facultad de Educación, junto a Julián Mateo, presidente del Balonmano Nava, y Tinín Campillo, director deportivo del club.

García Matilla señaló que, en virtud de este convenio, la Universidad de Valladolid se compromete a financiar acciones concretas hasta un máximo de 3.000 euros anuales, además de reconocer créditos de formación en planes de estudio a jugadores que militen en el club, ya sea en Asobal o en Segunda División, incluyendo también al conjunto femenino con un máximo de seis créditos, facilitando las gestiones administrativas que deban realizar.
La institución también cederá las instalaciones del Campus para la realización de seminarios, congresos y charlas divulgativas, así como colaborará en las acciones conjuntas que realicen ambos, y reconocerá al Balonmano Nava como posible centro de prácticas que realicen los alumnos de la Universidad de Valladolid.

Julián Mateo valoró la firma del acuerdo como “otro día histórico para nosotros, porque unimos el deporte a la cultura, a la educación y al esfuerzo que desde pequeños intentamos inculcar a nuestros deportistas, y a nuestros monitores”.
El convenio es muy importante para el club navero, “porque así, nuestros jugadores y jugadoras que quieran iniciar su carrera universitaria lo tendrán más fácil para hacerlo estando vinculados a nuestro club. Además, tener cerca el campus para celebrar sus actividades y prácticas les ayudará a crecer”.

GALICIA POR PARTIDA DOBLE

El primer equipo afronta en la localidad pontevedresa de Cangas del Morrazo el primero de los tres exigentes desplazamientos consecutivos que le han de llevar hoy, y el próximo martes, a Galicia, y el sábado que viene hasta Cuenca.

De momento, el primero de estos encuentros de exigencia llevarán al Balonmano Nava a una de las pistas históricas del balonmano español, para medirse a un Cangas que, en palabras del entrenador navero, “es un espejo en el que Nava debería mirarse. Por ahí han pasado jugadores muy importantes, y tienen una pista muy complicada, en la que la afición aprieta mucho”.

Gordo aportó tres claves para lograr puntuar ante un oponente que calificó como “presumiblemente de nuestra liga”. La primera de ellas pasa por la actuación en la portería “porque Cangas cuenta con dos grandísimos guardametas como son Javi Díaz y Gerard Fons”.

Los otros dos apartados tienen que ver con la lectura del partido que pueda hacer el equipo “que leyó muy bien lo que tenía que hacer ante Logroño, jugando por fuera y no por dentro”, y los balances defensivos, cerrando la posibilidad de contragolpe tanto en primera como en segunda oleada.