Sanidad prioriza la vacunación de tosferina en las mujeres embarazadas

La Consejería retrasa temporalmente la administración de esta vacuna a los niños de 6 años

0

La Consejería de Sanidad retrasará temporalmente la administración de la vacuna triple vírica (dTpa) contra el tétanos, la difteria y tosferina a los niños de seis años para priorizar la inmunización de los recién nacidos a través de la vacunación a las embarazadas contra esta última enfermedad. En concreto, la dosis de recuerdo prevista por el calendario de vacunaciones sistemáticas de la Infancia a los seis años, se aplaza temporalmente por los problemas existentes de suministro de la vacuna dTpa.

Se trata de la misma formulación que se administra a las mujeres gestantes para proteger a sus bebes antes de la primo-vacunación, por lo que la Dirección General de Salud Pública decidió tomar esta decisión. Una medida que ya estaba prevista por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, para garantizar así su acceso a la vacunación frente a la tosferina. En ese sentido, las autoridades sanitarias españolas se han visto obligadas a priorizar el uso de las vacunas disponibles con el objetivo de minimizar los problemas existentes en los programas de vacunaciones sistemáticas. Esto es así puesto que desde hace varios meses existe escasez a nivel mundial de este tipo de vacunas trivalentes con componente tosferina ya que los dos laboratorios que las elaboran tienen problemas de fabricación que podrían prolongarse en el tiempo.

De hecho, ya el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en su reunión del pasado mes de mayo, aconsejó a las comunidades autónomas la adopción de medidas coyunturales con las que afrontar esta carencia. Más aún, tras la puesta en marcha de programas de vacunación prenatal frente a la tosferina, como el que la Junta de Castilla y León inició en este mes de diciembre.

La vacuna dTpa Es la misma que se administra a las mujeres gestantes en la semana 28 de embarazo para la inmunización de sus recién nacidos frente a la tosferina, mientras que, por su parte, la primo-inmunización de los bebés ante esta enfermedad se realiza a los dos, cuatro, seis y dieciocho meses.

Esta decisión de priorizar a las mujeres embarazadas, entrará en vigor el próximo día 1 de enero. Así, será de aplicación a todos los nacidos en 2010 que, a lo largo del año que viene, alcancen esa edad de seis años prevista por el calendario oficial de vacunaciones de Castilla y León.

Cabe destacar, que al tratarse de una dosis de recuerdo, es decir, destinada a mantener una protección a largo plazo y en un grupo poblacional en el que la enfermedad presenta raramente complicaciones —y de haberlas son menos graves—, la suspensión provisional de la administración de la vacuna de recuerdo frente a la tosferina ”no supone un incremento del riesgo individual ni epidémico”. Por ello, las autoridades sanitarias en el conjunto del Sistema Nacional de Salud, optaron por priorizar la vacunación de las embarazadas y así proteger a los recién nacidos porque en los primeros meses de vida el riesgo de complicaciones es sensiblemente superior.

La medida, transitoria, será revocada cuando se reponga el suministro normalizado de la vacuna dTpa. Mientras la situación que obligó a adoptarla se mantenga, la vacunación de los niños nacidos desde 2010 se irá realizando según se disponga de las dosis necesarias. Para ello, se realizarán campañas de captación que se comunicarán a los padres y a los profesionales sanitarios.