La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha pedido a los ciudadanos que hagan un “autoconfinamiento” en sus hogares y que salgan únicamente a lo “imprescindible”, como acudir el trabajo cuando no sea posible desarrollarlo a distancia, ir a la compra o a la farmacia, ante un aumento “brusco” de la velocidad de contagio, con los casos que se han duplicado y muchos muy graves.

Casado ha comparecido este martes en rueda de prensa telemática para informar de la situación en la Comunidad en relación a la COVID-19. En su intervención, ha defendido la adopción de nuevas medidas para restringir el contacto social y ha hecho una petición para que los castellano y leoneses se autoconfinen en sus casas ante el “vertiginoso” aumento de casos, que este martes se han disparado hasta los 1.752, más del doble que los comunicados ayer, en una cifra que no se alcanzaba en la Comunidad desde el 19 de noviembre (1.862).

La nuevas medidas restrictivas, ya vigentes en las provincias de Segovia, Ávila y Palencia, entrarán en vigor mañana en el resto de la Comunidad, con las que se establecerán la clausura del interior de los establecimientos hosteleros, los grandes centros comerciales y las instalaciones y centros deportivos.

Castilla y León tiene hoy una tasa de 322 casos a siete días por 100.000 habitantes, con la tercera ola en marcha desde final de diciembre y el 1 de enero y un crecimiento de los casos muy rápido, a una velocidad superior a la segunda ola, lo que ha llevado a adoptar medidas más duras, acordes con el nivel de riesgo cuatro, de riesgo máximo, que tiene toda la Comunidad.

Casado ha reconocido que los datos seguramente seguirán creciendo la próxima semana y ha confiado en que luego, con las medidas adoptadas, se pueda comenzar a frenar la curva, y que no se superen los mil casos acumulados a catorce días por 100.000.