Más de mil autónomos se echaron a las calles de Salamanca para protestar contra las medidas restrictivas. EFE/J.M.GARCÍA

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha anunciado este lunes que durante los próximos días la provincia de Salamanca se liberará de las restricciones impuestas en esta comunidad autónoma, en el ámbito comercial, hostelero y de servicios, para contener la pandemia.

Con una incidencia acumulada inferior a los 400 casos e inmersa en una tendencia consolidada, “Salamanca es seguramente una de las provincias que abrirá” de cara al próximo fin de semana y días festivos (Constitución e Inmaculada Concepción), dentro de un criterio de apertura circunscrito al análisis de cada provincia.

De esta forma, Salamanca se unirá a las provincias de Segovia y Ávila y en perspectiva se alinean otros municipios que han solicitado un régimen similar como los burgaleses de Miranda de Ebro y Aranda de Duero, respecto a los cuales Igea ha confirmado su adecuada evolución sanitaria “pero hay que esperar un poco a ver”.

Todo ello demuestra que las medidas restrictivas impuestas por la administración autonómica, con el aval de las autoridades sanitarias, “han surtido efecto en el tiempo esperado, pero no debemos relajarnos al primer síntoma de optimismo“, ha advertido durante una rueda de prensa celebrada en Valladolid.

Las UCI de los hospitales de Castilla y León se encuentran al límite de su capacidad (ya extendida), con más de doscientas personas ingresadas, “muy por encima de la capacidad habitual“, por lo que “un rebrote ahora sería una situación catastrófica”, ha insistido antes de apelar a una “extremada prudencia”.

En este punto, ante la inminente celebración de una nueva reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad, para el seguimiento de la pandemia a escala nacional, el vicepresidente ha apostado por la coordinación entre territorios en vez de “una carrera a ver quién es más restrictivo: nosotros adoptaremos la postura que creamos mejor”, ha subrayado.

“Todos tenemos ganas de volver a la normalidad, de disfrutar de días especiales, pero la irresponsabilidad puede llevar a que sean nuestras última navidades si no hacemos las cosas de una manera sensata”, ha avisado de nuevo ante la perspectiva del próximo puente y Navidad, y con el precedente de las aglomeraciones de este pasado fin de semana con motivo de una campaña comercial de descuentos.

Sobre las concentraciones en las calles peatonales y principales arterias urbanas, con el señuelo comercial y el aliciente de la iluminaciones navideños, Igea ha lanzado un mensaje de precaución “sin ánimo de descalificar ni de molestar a nadie, porque ya hemos visto como están nuestras UCI y nuestros hospitales“.

En este punto, el vicepresidente ha realizado un llamamiento “a la reflexión de las ciudades y de las autoridades locales sobre la importancia de mantener las distancias de seguridad y medidas de higiene”, y a la ciudadanía para que con su conducta evite “situaciones de riesgo nada aconsejables“.

“Son días especiales, sí, pero hay un aviso muy serio de la comunidad científica sobre el riesgo de sufrir una tercera ola a principios de enero si nos relajamos estas navidades”, ha vuelto a recordar antes de referirse a la dificultad de establecer límites de aforo en las calles y en otros espacios abiertos”.