El consejero de Sanidad visita las obras y los nuevos equipos para el diagnóstico y tratamiento oncológico del Hospital Clínico de Valladolid
El Consejero de Sanidad visitó ayer el hospital Clínico Universitario de Valladolid. / Leticia Pérez

La Gerencia Regional de Salud ampliará a lo largo de este ejercicio a los 74 años el cribado de detección de cáncer de mama mediante una mamografía, prestación que en estos momentos va de los 45 a los 69 años. Así lo anunció ayer el consejero del ramo, Alejandro Vázquez, quien explicó que la Comunidad autónoma trabaja en la ampliación de esta prestación, algo que hubiera querido hacer de manera coordinada con el resto del Sistema Nacional de Salud, pero que de nuevo tendría que verse demorado.

Por ello, una vez que cuenta con los informes de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud, dará este paso para incidir en la detección precoz de uno de los cánceres con mayor incidencia entre la población femenina.

Vázquez realizó este anunció durante su visita a los nuevos equipos de alta tecnología diagnóstica y tratamiento oncológico PET-TAC y acelerador lineal instalados en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde recordó que su intención de haberlo hecho a finales de año, pero que esperó a que el Ministerio diera algún paso.

El cáncer de mama es un importante problema de salud, que afecta a una de cada diez mujeres a lo largo de su vida. La frecuencia de aparición de este tipo de tumores aumenta con la edad. Hasta la fecha, la Consejería de de la Junta de Castilla y León, ofrece la posibilidad de realizar un estudio mamográfico, totalmente gratuito, a todas las mujeres residentes en la Comunidad y con edades comprendidas entre los 45 y 69 años. En 2023, la Consejería realizó 122.000 mamografías de screening, de las cuales 8.000 derivaron en consultas ante una posible sospecha.

 

Equipos de última generación

La Consejería de Sanidad ha ivertido más de cinco millones de euros en equipos tecnológicos de última generación en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, que permitirán agilizar el diagnóstico y tratamiento de pacientes oncológicos. Los nuevos equipos, un acelerador lineal y PET-TAC, ya están operativos y serán de referencia para varias áreas de salud de Castilla y León, según explicó Alejandro Váquez, quien recordó que se trata de tecnología “necesaria y cada vez más extendida”, que refuerza la flota que hasta la fecha disponía la Comunidad.

El acelerador lineal ha supuesto una inversión de 2,6 millones de euros y ha atendido ya a sus primeros cien pacientes, mientras que PET-TAC ha contado con 2,5 millones, y ya se ha utilizado en 563 pacientes. En el primer caso, esta cifra equivale a unos 18/20 estudios diarios, lo que alcanzan datos “prácticamente de velocidad de crucero”, que permitirá atender a unos 5.000 pacientes anuales.

La incorporación del PET-TAC para el Servicio de Medicina Nuclear permitirá que los pacientes de Valladolid no tengan que desplazarse a Salamanca o Burgos para la realización de este tipo de pruebas, y próximamente será de referencia para pacientes de Palencia y Segovia, lo que redundará en diagnósticos más ágiles y mayor confort para los usuarios.