PSOE y Cecale reclaman a la Junta la retirada del ‘céntimo sanitario’

La patronal del transporte ya había rechazado frontalmente la compensación al sector formulada el pasado viernes por las Consejerías de Hacienda y de Fomento de la Junta.

0

Los socialistas de Castilla y León y la patronal regional coincidieron ayer en una misma reclamación, instando a la Junta a que retire el anunciado recargo de 4,8 céntimos sobre los carburantes, cuya entrada en vigor está prevista para el próximo 1 de marzo. En este sentido, tras la reunión de la permanente de la ejecutiva regional del PSOE, su secretario general, Óscar López, anunció el rechazo de su grupo en las Cortes a la enmienda del Grupo Popular de reducir a la mitad el ‘céntimo sanitario’ para los transportistas, quienes protestaron por el incremento de 4,8 céntimos en el litro de carburante y han pedido su retirada.

López recalcó que frente al céntimo sanitario, la ‘ecotasa’ a las eléctricas, la tasa a los vertederos o las deducciones fiscales indiscriminadas su grupo ha planteado la aplicación del impuesto de sucesiones y el aumento del tramo autonómico del IRPF para las rentas más elevadas, la tasa a las nucleares y la eliminación de las bonificaciones a empresas del juego.

«Hay incumplimientos graves de Juan Vicente Herrera», aseveró López, quien insistió en que el presidente «engañó» en la campaña electoral y su política no va dirigida a crear empleo, sino a más recortes y más impuestos. El dirigente socialista aventuró un cambio en la Comunidad ante la protesta que han generado las medidas anunciadas por el Gobierno regional. Aunque manifestó que son los sindicatos los que tienen que decidir si salen a la calle, si confió en que la «presión social» lleve a la Junta a una rectificación de algunas de las medidas.

Quiebra de unidad fiscal

Por su parte, la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) también rechazó la devolución de la mitad del denominado ‘céntimo sanitario’ al sector del transporte por considerarla «insuficiente». La Junta anunció la semana pasada que hará este reembolso a camiones de más de 7,5 toneladas, autobuses de más de ocho plazas y taxis para compensar el gravamen que supone este nuevo impuesto.

La patronal aseveró que en «el delicado momento económico y social que padece la sociedad castellana y leonesa y, más concretamente, el tejido productivo de la Comunidad», la implantación del ‘céntimo sanitario’ no es una medida oportuna. «Bastante carga fiscal soporta la ciudadanía como para hacer frente a este recargo que, además, no se trata de un céntimo, sino que el precio de los carburantes se verá incrementado por casi cinco céntimos el litro después de las subidas del año anterior», apostilló la organización.

A este respecto, Cecale asegura que, «en realidad, se trata de un nuevo impuesto al consumo» para los habitantes de la región que se pagaría «de forma encubierta» y, «lo que es más grave, se va a aplicar únicamente sobre el territorio castellano y leonés, lo que implica una quiebra del principio de unidad fiscal y un tremendo agravio comparativo con el resto de los ciudadanos españoles». Los empresarios no creen que los fondos logrados con este incremento en los carburantes sean «suficientes» para asegurar los costos asumidos por el sistema sanitario.