Procurador del Común
El Procurador del Común, Tomás Quintana, durante su intervención en el pleno de las Cortes de Castilla y León. EFE/R. García

El Procurador del Común, Tomás Quintana, ha defendido este miércoles que la institución que dirige observa una «tendente normalización» de la vida de los ciudadanos tras los momentos más duros de la pandemia, lo que se ha reflejado en el resultado de su actividad en 2021, con efectos «mucho menos traumáticos» respecto a 2020, cuando arrancó la crisis sanitaria.

En la primera parte de su discurso ante las Cortes de Castilla y León, donde ha presentado el Informe Anual del Procurador del Común correspondiente a 2021, Quintana ha reconocido que le hubiera gustado poder celebrar ya la «total superación» de la pandemia, pero ha indicado que la actividad de esta institución y la de los propios ciudadanos ha estado marcada por la covid.

Desde el punto de vista numérico, esta tendencia a la mejoría respecto a la pandemia se ha traducido en que el número de quejas ciudadanas y actuaciones de oficio por parte de la Procuraduría centradas en situaciones vinculadas a la covid han disminuido.

En concreto, mientras que en 2020 más del 28% del total de las quejas recibidas tenían relación directa o indirecta con la covid, y más del 43% de las actuaciones de oficio estaban vinculadas a la crisis sanitaria, mientras que en 2021 poco más del 10% del total de las quejas presentadas ante la Institución han estado relacionadas con la pandemia, mientras que solo el 18% de las actuaciones de oficio promovidas en ese ejercicio han traído su causa en el coronavirus y sus efectos.

Por esta razón, a diferencia del informe precedente, el Procurador ha defendido que no era necesario realizar una adenda específica sobre la pandemia, como sí hizo en 2020.

Quintana ha defendido que el proceso de vacunación que marcó 2021 ha marcado «de forma determinante» a la lucha contra la pandemia y la «progresiva normalización, nunca total», de las vidas de los ciudadanos.

En este sentido, Quintana ha detallado que esa progresiva recuperación de la normalidad ha sido también la tónica del desarrollo del trabajo en el Procurador del Común, de manera que el 1 de marzo de 2021 recobró el trabajo presencial de forma casi general en la Institución, aunque tuvieron que esperar al 1 de septiembre de 2021 para que la plantilla recuperara en su totalidad la presencialidad, situación en la que continuamos desde entonces.