Oscar Puente
El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, interviene en un desayuno informativo este lunes en Madrid. EFE/ J P Gandul

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, reabrió el debate del pago por uso de las carreteras, asegurando que España tiene una reflexión pendiente sobre cómo financia sus carreteras, si mediante impuestos (como ahora) o mediante peajes.

“Las carreteras no son gratis, o bien se pagan a través de sus usuarios o bien se pagan a través de los impuestos de todos. Tendremos que tomar una decisión e invito a las formaciones políticas a que reflexionemos con responsabilidad”, señaló en las jornadas “Wake Up! Spain”.

El ministro advirtió de que si la elección es pagarlas con impuestos, se seguirán dando situaciones “no muy justas”, como que un camión que viene de Alemania a su paso por los distintos países de la Unión Europea pague por usar las vías, pero cuando llega a España lo haga gratis.

Puente recordó que la política actual del Gobierno es retirar los peajes de todas las autopistas en las que están presentes a medida que van venciendo los contratos con las empresas encargadas de operarlas.

“Nosotros lo que estamos haciendo es ir a un sistema uniforme. Hemos ya liberalizado de peajes 1.000 de los 2.500 kilómetros de autopistas que nos encontramos cuando llegamos al gobierno en 2018 y cuando eso esté homogenizado, tendremos que tomar una decisión como país”, concluyo al respecto.

En cuanto al proyecto de Ley de Movilidad Sostenible, cuya aprobación tiene que darse antes de fin de año para recibir un nuevo pago de los fondos europeos, el ministro tendió la mano al PP para lograr un consenso en su tramitación.

“Es un proyecto que va a requerir de la aportación de todos y de amplios consensos. A mí me gustaría que esta ley saliera adelante, como mínimo, con el apoyo de los dos grandes partidos de este país. Y creo es posible, no solo deseable, sino que es posible”, añadió.

Sobre la transferencia integral de los trenes de Cercanías de Cataluña (Rodalies) a la Generalitat, Puente advertía a los catalanes de que esta operación “no será un Bálsamo de Fierabrás”, es decir, que los robos de cable de la catenaria, los arrollamientos o los daños por vandalismo no se van a eliminar con el traspaso de transferencias.

Por último, el ministro también fue cuestionado sobre sus declaraciones sobre Ouigo, uno de los rivales de la pública Renfe en la alta velocidad, a la que acusa de competencia desleal por fijar los precios de los billetes por debajo de los 10 euros.

“Si las tres empresas (Renfe, Ouigo e Iryo) pierden dinero y son los respectivos estados los que tienen que poner el dinero, lo que estamos diciendo es que el coste de los servicios de alta velocidad lo tienen que pagar los Estados miembros, los ciudadanos, a través de sus impuestos”, concluyó.