La Junta de Castilla y León y la compañía multinacional Novartis impulsarán en la salmantina localidad de Castellanos de Moriscos la fábrica “más moderna de Europa” en medicina nuclear. La nueva planta de la compañía estará operativa en 24 meses tras una inversión de 12,9 millones de euros y tendrá capacidad para manufacturar unas 30.000 dosis anuales, de las que un 25 por ciento estará destinado a la exportación, según los datos ofrecidos este martes por su presidente, Jesús Ponce, durante el acto de presentación.

El encuentro tuvo lugar en la Delegación Territorial de Salamanca con la participación del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, y la alcaldesa de Castellanos de Moriscos, María Victoria Manjón. Mañueco destacó que el Gobierno autonómico se empeña en colocar una “alfombra roja” a quienes quieren “invertir, investigar, innovar y crecer” en la Comunidad y afirmó su intención de “consolidar el eje estratégico en la lucha contra el cáncer” que representa la provincia de Salamanca.

El mandatario autonómico reconoció asimismo como una “excelente noticia” para la Comunidad la llegada de esta nueva planta ya que, desde su punto de vista, “demuestra que es tierra de oportunidades”, especialmente porque el Ejecutivo “hace atractivo el territorio” para la inversión empresarial. “Hace unos meses tuvimos la oportunidad de charlar y a partir de ahí, con esta clara apuesta de Novartis, ha sido posible la presentación de una fábrica, la más moderna de Europa, que producirá medicamentos de última generación para luchar contra el cáncer”, explicó.

Además, Mañueco incidió en su emplazamiento en Salamanca, que “se ha convertido en las últimas décadas en un referente en la lucha contra el cáncer, tanto en España como en Europa” gracias a haber creado un “prestigioso ecosistema” en la investigación oncológica en el que, según subrayó, ya participaba Novartis, “líder en investigación biomédica”, colaborando por ejemplo, en la cátedra especializada de terapias avanzadas de la Usal y manteniendo vínculos con el Ibsal y con el Complejo Asistencial Universitario.

Sobre la nueva infraestructura sanitaria de Sacyl en la Comunidad, en marcha desde hace meses, el presidente recordó que, ya en su día, avanzó que “sería un elemento clave, no solo en al apuesta por el bienestar de la salud, sino como un elemento tractor para muchas inversiones” y calificó esta presentación como “un ejemplo de ello”. Mañueco recordó en este sentido que el nuevo Hospital de Salamanca es “de los pocos” donde se implementan las innovadoras terapias CAR-T y subrayó que esta nueva planta “creará sinergias” con la mencionada red de investigación oncológica, alineándose con “la clara apuesta que hace el Gobierno de Castilla y León”.