Publicidad

Naturgy ha ejecutado un total de 42 acciones de biodiversidad en Castilla y León, lo que supone casi el veinte por ciento del total de iniciativas desarrolladas en este ámbito por la compañía en todo el mundo.

De entre todas las acciones ejecutadas destacan la reconversión de centros de transformación eléctricos en desuso como zonas de refugio y nidificación de diversas especies (chova piquirroja, cernícalo primilla, lechuza o mochuelo entre otras). Esta iniciativa se ha desarrollado mediante la selección de los centros de transformación más adecuados, su restauración y posterior adecuación como nidales, plataformas y refugios.

Además, estos transformadores de biodiversidad funcionan como laboratorios de investigación y como puntos de reintroducción de especies amenazadas. De esta manera mediante un enfoque innovador de economía circular, se pone en valor un activo en desuso para aumentar el capital natural.

Estas iniciativas, en las que la compañía ha invertido 70.000 euros, se han desarrollado fundamentalmente en las provincias de León y Segovia. El proyecto ha contado además con la colaboración de la ONG Grefa y del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC.

APUESTA POR LA SOSTENIBILIDAD

Naturgy está inmersa en un proceso de transformación para adaptar su negocio hacia un modelo más sostenible. Por ello, el grupo ha redoblado sus esfuerzos en medio ambiente, acción social y buen gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) en los dos últimos años y ha fijado nuevos objetivos en esta materia medioambiental para el 2022 para reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en, al menos, un 21% en el 2022 respecto al 2017, reducir en un 22% la intensidad de CO2 en generación eléctrica y que el 34% de la capacidad de generación sea de origen renovable.

Para conseguirlo, la compañía trabaja en una batería de medidas que están en línea con el objetivo de global de frenar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados y con acciones específicas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, reforzar la gobernanza en medio ambiente y cambio climático, impulsar el gas renovable y la economía circular y la protección de la biodiversidad y el desarrollo del capital natural.

La compañía ya tiene en marcha una nueva Política y Plan Global de Medio Ambiente, que recoge líneas de actuación para el 22 y cuyo año base para el cálculo de todos los objetivos es 2017, con el fin de reflejar la evolución ligada el Plan Estratégico 18-22.

LOGROS YA ALCANZADOS

Solo en 2019, la compañía redujo un 16% sus emisiones de CO2, un 25% el uso de agua en sus actividades, generó un 66% menos de residuos y revalorizó o recicló el 57% de los residuos producidos, entre otros logros. Si bien algunas de estas mejoras superan los objetivos del Plan de Medio Ambiente, esto no significa que se hayan cumplido ya que el año de referencia es el 2022.

Es de destacar el importante impulso en tecnologías limpias. Así la compañía se convirtió el pasado año en uno de los principales inversores en renovables, con un esfuerzo inversor de más de 1.000 millones de euros, y aumentó el peso de estas energías hasta el 27% en su mix energético, hasta los 4.500 MW, donde destaca el fuerte despliegue desarrollado en España a través de la puesta en marcha de 667 megavatios eólicos y 250 MW de energía solar, así como los proyectos que se están desarrollando en Chile y Australia. Naturgy también fue la primera compañía en solicitar el cierre de todas sus plantas de carbón.

NUEVE PARQUES EÓLICOS

En Castilla y León Naturgy desarrolló durante 2019 el mayor proyecto de generación eólica de toda España de los asociados a las últimas subastas convocadas. En total se trata de más de 300 nuevos MW de potencia limpia y un total de nueve nuevos parques eólicos que generarán 950 GWh al año de energía renovable.

En lo que se refiere a biodiversidad, se desarrollaron 257 iniciativas, alcanzándose una superficie restaurada ambientalmente superior a las 2.600 ha, 60% de las cuales corresponden a espacios protegidos o hábitats de especies protegidas.

el esfuerzo realizado por Naturgy ha sido posible gracias a los 546 millones de euros que destinó a frenar el aumento de la temperatura del planeta

Por todo ello, el índice CDP otorgó el pasado año la máxima calificación a Naturgy (A List), siendo la única energética española y una de las cinco ‘utilities’ a nivel global en conseguirlo.

Otro de los aspectos positivos de 2019 lo arroja el balance entre las emisiones realizadas y las evitadas. Las emisiones evitadas de CO2 representaron en 2019 un total de 151 MtCO2, de las cuales la mayor parte (92%) son debidas al uso del gas natural como sustituto de otros combustibles fósiles más emisores. Por primera vez, en 2019, las emisiones evitadas superaron las emisiones totales del grupo, considerando tanto las directas, como las indirectas. Así, el balance climático se ha situado en el 104% a favor de las emisiones evitadas, lo que refleja el avance y contribución de Naturgy hacia una economía descarbonizada.