Incendio en Hoyo de Pinares Belén González
El fuego arrasó 312 hectáreas. / Belén González

El Juzgado de lo Penal número 1 de Ávila condenó a J. F. L. por un delito contra la seguridad colectiva como autor de un incendio por imprudencia grave ocurrido el 3 de junio de 2019 en la localidad abulense de El Hoyo de Pinares. Tendrá que asumir el pago de más de 740.000 euros más las costas procesales.

El incendio forestal provocado afectó a 238 hectáreas de superficie arbolada (pinar y monte bajo) y 74 de desarbolada (pasto y viñedo), por lo que la sentencia establece el perjuicio causado a 168 hectáreas de montes de utilidad pública propiedad del Ayuntamiento de El Hoyo de Pinares en 627.766 euros debido a los daños en maderas, pérdidas de leñas, frutos, pastos y caza y los costes de restauración.

Las 144 hectáreas restantes, propiedad de particulares, sufrieron un perjuicio valorado en 6.854 euros, además de causarse daño en aguas subterráneas del dominio público hidráulico por 1.265 euros. El condenado también deberá abonar estas cantidades, así coste total de extinción fue de 104.325 euros, el cual quedó controlado el 5 de junio tras las tareas del dispositivo contra forestales gestionado por la Junta.

Tal y como recoge la sentencia, J. F. L. “procedió a quemar unos papeles, junto a excrementos de caballo que tenía en el interior de una lata, sin que para ello adoptara la más mínima medida de seguridad o precaución para que el fuego se propagara”.

De igual modo, la sentencia señala que, ante la “inexistencia de medidas de seguridad y la falta de cuidado del acusado para controlar la quema que estaba realizando, el fuego comenzó a prender el pasto de alrededor”, el incendio quedó controlado y extinguido el 5 de junio tras las tareas del dispositivo contra incendios forestales gestionado por la Junta.

 

Valoración Junta

Por su parte, desde la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila valoraron la sentencia dictada, e insistieron en pedir a la población que extreme las precauciones, ya que es esencial para evitar que los incendios forestales se produzcan durante todo el año.

Recordaron que “sólo un porcentaje muy bajo” de los incendios se producen por causas naturales, ya que la “inmensa mayoría de los incendios” derivan de la intervención humana, ya sea imprudente o intencional. Es decir, que una “inmensa mayoría de los incendios se podrían evitar observando las normas establecidas y adoptando las debidas medidas preventivas y de seguridad”.