Publicidad
EFE / VALLADOLID

Las bases para la confección de un el acuerdo de Comunidad se sentaron ayer, miércoles, en una reunión entre el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el secretario general del PSOE en la Comunidad, Luis Tudanca, que prevé cerrase en las próximas semanas y que sería el primero que se suscriba entre un gobierno y la oposición en España. En la reunión entre ambos, que duró aproximadamente una hora, se fijaron cinco ejes que guiarán el pacto y que pasan por el ámbito de la Sanidad, la recuperación económica y del empleo, la protección social y los Servicios Sociales, el funcionamiento de los servicios públicos de Castilla y León y la financiación que se pueda percibir del Estado y de la Unión Europea.

El consejero de la Presidencia de la Junta (gobernada por el PP y Ciudadanos), Ángel Ibáñez, valoró la “voluntad de acuerdo” que además recoge la creación de un grupo de trabajo que avance en el documento para sentar las bases de la reconstrucción de la Comunidad tras la crisis del coronavirus. Los participantes en esta mesa de trabajo por parte de la Junta serán representantes “al máximo nivel” de las consejerías involucradas en las áreas de trabajo establecidas, según explicó Ibáñez.

El consejero de la Presidencia indicó que igualmente se celebrará una reunión la próxima semana en la que los diferentes grupos políticos podrán aportar su visión sobre el pacto de comunidad. También aseguró que la Comunidad “no va a dejar de lado” la posibilidad de integrar en el acuerdo las aportaciones que la sociedad puede hacer y canalizadas a través de las diferentes organizaciones sectoriales. La próxima semana se reunirá además la Conferencia de titulares de Alcaldía y Presidencias de Diputación enmarcado en el pacto ofrecido por Fernández Mañueco ante el Pleno el 24 de abril, donde se tratará el acuerdo comunitario así como el avance de las fases de desescalada y la colaboración que mantiene la Junta con las entidades locales.

Cuestionado por el tono de la reunión entre Fernández Mañueco y Tudanca después de que la procuradora socialista Ana Sánchez animase al vicepresidente, Francisco Igea, en el Pleno de ayer a romper el Gobierno de coalición con el PP, Ibáñez reiteró que se han seguido términos “de absoluta cordialidad”. “Tienen claro ambos que no hay ningún tipo de espacio para nada que no sea mirar al futuro de Castilla y León”, aseguró.

Por su parte, el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, explicó que ha alcanzado este acuerdo con Fernández Mañueco “por responsabilidad y lealtad” con el Gobierno de PP y Cs de la Junta de Castilla y León. Tudanca señaló que el acuerdo que ha comenzado a gestarse será el primero que se suscriba en España entre un Gobierno autonómico y la oposición y confió en que en semanas pueda plasmarse por escrito y estar dotado de un “presupuesto suficiente”.

El líder socialista de Castilla y León emplazó a que el ejemplo se extienda a nivel nacional entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la oposición, aunque consideró que el líder del PP, Pablo Casado, “no está a la altura de lo que necesita este país”. El pacto para la reconstrucción de Castilla y León pretende concretarse en semanas y que sea un acuerdo “lo más inclusivo posible” para lo que Tudanca también habló ya con el líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, y no descarta incluso suscribirlo con el apoyo de Vox.

No me parece el más importante en todo el engranaje pero no vamos a excluir a nadie”, declaró el secretario general del PSCyL, que agregó que si Vox se queda fuera será por su propia decisión, porque “no se sientan muy cómodos” con el contenido del acuerdo.

Tudanca explicó que habrá “medidas prácticas” que se aplicarán de forma rápida, “en cuestión de semanas” y otras que requerirán más tiempo como el cambio del modelo sanitario o el de gestión de residencias de mayores en Castilla y León. Su voluntad para el acuerdo se debe a que entiende la política “como lugar de encuentro y de reconstrucción” y sostuvo que no se trata de fotos y le da igual si el pacto favorece al Gobierno o a la oposición. Al respecto, declaró que no hay ninguna oposición en ningún Gobierno autonómico de España que sea “tan responsable y leal” como el PSOE en Castilla y León.

“Ojalá en España la oposición se estuviera comportando con esa lealtad”, apostilló Tudanca, que recalcó que su “único afán” es el de trabajar para intentar ser capaces de sacar algo positivo de una situación de pandemia tan dramática como la vivida por el coronavirus. El pacto que deberá concretarse en las próximas semanas, según explicó, debe “ser útil” para los castellano y leoneses y para ello es necesario que cuente con “un presupuesto adecuado”. El líder socialista en la Comunidad se mostró prudente a la hora de concretar las cantidades económicas que considera imprescindibles o las líneas irrenunciables del pacto por su deseo de que llegue “a buen puerto” y de negociarlo “de manera leal y discreta”.