Mañueco y Tudanca se ofrecen para cooperar por la industria

Ambos ofertan su ayuda, entre reproches mutuos, para avanzar en los planes de reindustrialización

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca.
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el líder del Grupo Socialista, Luis Tudanca, se ofrecieron ayer ayuda mutua para avanzar en los planes de reindustrialización de la Comunidad, aunque lo han hecho en sendos discursos cargados de reproches.


Ante el Pleno de las Cortes, Tudanca preguntó al presidente por las medidas que pretende aplicar en materia industrial, lo que sorprendió a Mañueco por entender que el pacto de reindustrialización que suscribieron los grupos parlamentarios en la anterior legislatura es “la hoja de ruta” que está siguiendo la Junta.


Generar “certeza y certidumbre a los empresarios” como “base del crecimiento y la creación de empleo” es lo que Mañueco situó como objetivo de su política industrial, aunque ha dicho que es “fundamental” que el PSOE asuma que la sociedad de Castilla y León “espera” su colaboración.


En su turno de réplica, Tudanca rechazó que el presidente de la Junta trate al PSOE como si este partido gobernara, sin asumir su responsabilidad de dirigir las políticas de la Junta, hasta convertirse en un “tertuliano” o “comentarista” que visita provincias, en lugar de ejercer como presidente que presenta soluciones a los problemas.


“Abandone el modo electoral y ponga el modo presidente, a ver si le sale bien”, ironizó el representante socialista, quien celebró los “buenos” datos de paro de Castilla y León conocidos ayer, aunque criticó que cuando son malos la Junta los atribuya al Gobierno socialista y cuando son buenos se los atribuya a sí misma.


Tudanca pidió a Mañueco “un rumbo claro”, pero ha dudado si será capaz de optar entre atacar el cupo vasco o incluirlo ahora en su pacto con Ciudadanos para esa Comunidad, y también entre recurrir las “vacaciones fiscales vascas cuando gobernaba el PNV” o aceptar que “no pasa nada” si se bajan los impuestos en la Comunidad de Madrid.


Tudanca antepuso su “pacto de la gente” de Castilla y León a aquellos acuerdos alcanzados con el PP pero que no ve que se pongan en marcha, ya que insistió en que el problema de la despoblación no tendrá solución sin creación de empleo y sin una mejora en la prestación de servicios.


En su último turno, Mañueco rechazó las que considera “excusas de mal pagador” de Tudanca, a quien pidió que se informe, defienda los intereses de Castilla y León y se siente a dialogar para cumplir con lo pactado, también en materia industrial.


En el caso de la información, el presidente preguntó al socialista “dónde estaba” cuando la Junta aprobó varias medidas tendentes a apoyar al sector industrial, entre las que ha citado el plan de crecimiento de las pymes, el abaratamiento del suelo industrial, la “paz social” y la financiación de empresas.


Además, esgrimió los seis planes territoriales aprobados y los cuatro planes industriales de apoyo a la actividad de empresas como Renault, Nissan, la antigua Vestas y Kronospan.


Sobre los datos del paro conocidos, Mañueco opinó que ayer no era “un buen día para hablar del paro para el PSOE”, por la bajada intermensual e interanual sostenida en los últimos años, hasta colocar a Castilla y León como “la segunda comunidad de España en crear empleo”.


El presidente aseguró que le parece “muy bien cuando el Gobierno trabaja codo con codo” con la Junta, pero le “preocupa” cuando oye a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dice que “el diesel tiene los días contados con su silencio cómplice”, en referencia a Tudanca.