Mañueco y Page sellan un acuerdo interautonómico para “sumar”

El pacto pretende "acercar los grandes servicios públicos" de las comunidades a los ciudadanos

124
Alfonso Fernández Mañueco.
Publicidad

Los presidentes de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, anunciaron un acuerdo para “acercar los grandes servicios públicos” de las comunidades a todos los ciudadanos y advirtieron a aquellos que “no quieren sumar” de que España “es más grande” si las diecisiete comunidades se proponen sumar.

“No se ha inventado la Constitución Española para mantener malas relaciones de vecindad, sino más bien para todo lo contrario. España es mucho más grande si todas las comunidades se proponen sumar y es un problema si las diecisiete rabajan en la dirección de romper”, destacó Page a los medios después de enseñar el expositor de Castilla-La Mancha de Fitur al presidente de Castilla y León, Alfonso Mañueco.

Además el presidente castellanomanchego destacó que ambas comunidades son “inmensas”, por lo que “no están en posición de admitir lecciones históricas” y “mucho menos” que en España “se puedan diferenciar el RH de unos y de otros” . “Lo digo aquí con mucha claridad, estoy a disposición de que el presidente de Castilla y León y yo contribuyamos a una senda cohesionada de España desde la diferencia, a veces incluso desde la contradicción de intereses, pero en todo caso desde una mentalidad de sumar”, puntualizó.

Con la misma opinión se mostró Mañueco que defendió que la España de las autonomías es “un modelo de éxito” que “sin duda” se puede comprobar en las dos comunidades autónomas porque ambas utilizan la “diversidad, la geografía y la historia” común del país para “construir, unir, sumar y hacer del proyecto de España, un proyecto más fuerte”.

“Un proyecto donde todos seamos capaces de tener nuestro espacio y esa colaboración en materia turística, cultural, sanitaria e incluso en mejorar la conectividad y las infraestructuras es fundamental”, añadió Mañueco para luego señalar que en estos momentos “en los que la gente busca más la confrontación y el abrir trincheras, es fundamental destacar que dos comunidades están más preocupadas en abrir espacios de comunicación, de entendimiento, de tender puentes y de derribar murallas”.

Por eso, Mañueco consideró que este tipo de colaboraciones entre comunidades es un ejemplo para “creer en el proyecto autonómico de nuestra tierra y para construir un proyecto común y global de España” y no para “levantar fronteras”.

El primer acuerdo entre Castilla y León y Castilla-La Mancha está enfocado en la celebración del centenario de la catedral de Burgos que va a tener una exposición en la ciudad de Toledo. Además de en la colaboración de la promoción turística conjunta, porque las dos comunidades tienen “mucha frontera compartida”.

“Tiene poco sentido que cuando alguien visita Ávila no pueda conocer lo que se hace al otro lado de la sierra de Gredos, que es la provincia de Toledo o al revés”, concluyó Page.