Mañueco trata de frenar el afán autonomista del alcalde de León

El presidente de la Junta defiende que las instituciones deben "solucionar problemas, no crearlos"

49
Alfonso Fernández Mañueco (i), conversa con el alcalde de León, José Antonio Díez (d).
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aprovechó la vista institucional que hizo ayer a León para tratar de frenar el afán autonomista promovido desde algunos sectores, aunque se encontró con la insistencia en este sentido del alcalde de León, el socialista José Antonio Diez.

En la rueda de prensa que ofreció tras reunirse por separado con Diez y el presidente de la Diputación provincial, Eduardo Morán, Mañueco rechazó “aventuras territoriales” que “generen un problema en el país”.

Así lo subrayó en referencia al movimiento liderado por la Unión del Pueblo Leonés (UPL) en pro de la autonomía de la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) que tomó aire en las ultimas semanas con el apoyo del alcalde de León, que dio su visto bueno a una moción en este sentido en el Ayuntamiento capitalino.

Mañueco mostró su “respeto profundo” al trabajo de los historiadores, así como al sentimiento identitario de los leoneses, pero defendió la Comunidad de Castilla y León y tachó de “inoportuna” la propuesta de una autonomía propia para la Región Leonesa.
“La situación actual de España necesita certidumbre y estabilidad, no entrar en aventuras territoriales”, argumentó en una apuesta por “tender puentes, entenderse entre todos y ser colaboradores”.

Según recalcó el presidente de la Junta en su rueda de prensa, “desde las instituciones hay que trabajar para solucionar los problemas, no para crearlos”.

Frente al tono conciliador empleado por el presidente de la Junta, el alcalde de León insistió en la reivindicación autonomista e incluso ha ido más allá al abrir la vía del actual Estatuto.
Al respecto, recordó que en el preámbulo de esta norma se recoge que existen dos regiones históricas en la Comunidad, y remarcó que le pidió a Mañueco un diálogo sobre la autonomía para León que “incluya no solo al Ejecutivo autonómico sino al propio Estado”.

“Existen las vías constitucionalistas y la del Estatuto para dar esa posibilidad de autogobierno o autonomía, pero no podemos apresurarnos y estos temas son lentos y llevan sus pasos por lo que hay que llegar al máximo consenso dando pasos firmes y definitivos desde la lealtad institucional”, explicó Diez.

Para el regidor, la necesidad de abordar este tema es “lógica y comprensible por todo el mundo salvo algunos pocos que no entienden”.

Respecto a si los compromisos adquiridos ayer por Mañueco sobre numerosos proyectos pendientes en la ciudad de León sirven para paliar los agravios y discriminaciones históricas en el territorio, Diez dejó claro que es algo “imposible de paliar en un presupuesto”.

A este respecto, el alcalde aclaró que los problemas y empobrecimiento de la provincia son “estructurales y no de vertebración del territorio”, algo que “no es compartido así por Mañueco”.

Por su parte, el presidente de la Diputación de León terció en el debate para remarcar que no pierde un minuto sobre la posibilidad de una autonomía para León ya que no cree que sea el momento ni se dan las circunstancias para entrar en un debate que ahora no es prioritario”.

Unas manifestaciones que realizó tras su entrevista con el presidente de la Junta de Castilla y León, con el que trató distintos proyectos en las que ambas administraciones son competentes.

Aún reconociendo los “agravios históricos” cometidos con la provincia y los sentimientos que de los leoneses y, en su caso, también como berciano, recalcó que hay que trabajar en proyectos e inversiones para que esos agravios y diferencias que ha sufrido León se empiecen a solucionar”.