Concentración de los profesionales sanitarios contra el 'decretazo' de la Junta del pasado mes de noviembre. Archivo / KAMARERO

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha retirado el decreto que aprobó el pasado noviembre para reordenar las prestaciones laborales sanitarias ante la covid, al no ser necesaria ya su aplicación por la mejora de la situación de los hospitales y centros sanitarios.

Así lo ha anunciado este jueves en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea. Se trata de un decreto muy contestado por todos los sindicatos por entender que suponía un recorte de los derechos de los trabajadores, ya que permitía cambiar descansos, guardias y vacaciones de los sanitarios.

Los sindicatos de la mesa de la Sanidad de Castilla y León –CCOO, UGT, CSIF, CESM, SATSE y USAE, iniciaron una recogida de firmas a través de la plataforma chang.org con el mensaje “no al decretazo del Sacyl“, para retirar ese decreto de prestaciones obligatorias ante la covid, con 7.000 rúbricas que entregaron a la Consejería para negociar esas prestaciones.

Y el decreto fue llevado ante el Tribunal Supremo por algunos sindicatos como el CSIF o la UGT, por entender que vulneraba las condiciones de trabajo del sector sanitario. Además, el 19 de noviembre pasado todos los sindicatos se concentraron en la Comunidad ante los centros de salud como protesta ante ese decreto.

El vicepresidente de la Junta ha argumentado que el decreto no es necesario porque las condiciones de los centros sanitarios derivadas de la covid han cambiado respecto a cuando se aprobó, y aunque la situación es grave no se dan los niveles de ocupación ni en planta ni en ucis de aquel momento, cuando se pasó de 434 hospitalizados por covid a 2.096 en una o dos semanas.