Alfonso Fernández Mañueco, durante una de sus comparecencias ante la prensa. / E.P. / ARCHIVO

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pidió al Gobierno central agilidad y “certidumbre” sobre las vacunas de las que se dispondrán para así poder incrementar el ritmo de vacunación. Fernández Mañueco, en una rueda de prensa para presentar mejoras en el sistema de dependencia, recordó que Castilla y León es la segunda comunidad en vacunación por las dosis recibidas y la segunda que mayor porcentaje de población ha vacunado, todo ello a pesar de que se empezó con una reserva estratégica para garantizar la segunda dosis.

A este respecto, una vez que el Ejecutivo central garantizó el suministro, afirmó que se incrementó el ritmo de vacunación, pero lo que se necesita es “agilidad” y “certidumbre” por parte del Gobierno para saber cuántas vacunas se van a tener semanalmente y organizarse.

Mañueco reiteró que el sistema de salud de Castilla y León está preparado para afrontar el “reto” de la vacunación y agregó que si se produjera un incremento de vacunas “notable” se está en disposición de utilizar todos los recursos a su alcance para incrementar el ritmo. De hecho, añadió, se vio en los últimos días, ya que una vez que se tomó la decisión de liberar la reserva estratégica que se había realizado se ha incrementado del 70 al 80 por ciento el número de vacunas que se pusieron y se seguirán incrementando los porcentajes de vacunación.

Así, incidió en que se espera concluir esta semana la vacunación en centros residenciales, a mayores y dependientes, así como a trabajadores sociales y sanitarios en centros residenciales y empezar a continuación la vacunación de trabajadores del ámbito sanitario.

En cuanto a personas de residencias de León que dieron positivo tras recibir la primera dosis de la vacuna, el presidente de la Junta ha recordado que hasta que no se dispensa la segunda no hay inmunidad e incluso hay un mínimo porcentaje de personas que pueden contagiarse.

Por ello, insistió en la necesidad de hacer un esfuerzo de precaución y se ha remitido a la decisión que tomen los profesionales sanitarios ante estos casos. En cualquier caso, insistió en que hay que tener la mayor agilidad posible para poner la vacuna pero también en tener la máxima precaución hasta que llegue la segunda dosis, que es la que puede proporcionar la inmunidad.