manueco rey felipe VI
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el rey Felipe VI. / JCYL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mostró su confianza en que la Conferencia de Presidentes de este viernes en Salamanca sea un “punto de inflexión” que sirva para avanzar en el concepto de cogobernanza, el diálogo fructífero y llegar a acuerdos entre todos. Así lo señaló en una intervención junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes de comenzar la reunión que concita en el Convento de San Esteban de Salamanca a los dirigentes de las Comunidades Autónomas y las dos ciudades autónomas, y que estuvo presidida por el rey Felipe VI.

El jefe del Ejecutivo autonómico resaltó que Castilla y León es una tierra donde dialoga, discute y acuerda, y con ese ánimo, ha señalado, es que con el que empieza esta vigésimocuarta Conferencia de Presidentes, a la que la Comunidad llega con voluntad de entendimiento. Por lo que confió en que esta cita sirva de “punto de inflexión” para avanzar en la cogobernanza, el diálogo fructífero y llegar a acuerdos entre todos.

El presidente de la Junta de Castilla y León reclamó a Sánchez que el fondo covid extraordinario continúe en próximos ejercicios, aunque puedan disminuir las cantidades, puesto que seguirá siendo necesario mantener los servicios públicos.

Mañueco recordó que Castilla y León tiene capacidad para aumentar el ritmo de vacunación, por lo que consideró una noticia positiva el anuncio del presidente del Gobierno central de que vaya a incrementarse la llegada de dosis a las comunidades autónomas.

conferencia de presidentes salamanca
El rey Felipe junto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez posan para la foto de familia de la XXIV Conferencia de Presidentes, el máximo órgano político de coordinación multilateral, que se celebra este viernes en el Convento de San Esteban, en Salamanca. EFE / JUANJO MARTIN

Sobre la mesa de la sesión, también el reparto de los Fondos Europeos y la lucha contra la despoblación, sobre la que Fernández Mañueco manifestó al Gobierno la necesidad de que se cambie la inercia de las políticas públicas con el fin de evitar que las comunidades con menos población cada vez estén más despobladas y las que más personas tienen aumenten mucho más.