Mañueco rechaza “aventuras” fuera del Estatuto y de la Constitución

El presidente de la Junta recuerda que es el momento de integrar y de coordinar esfuerzos y llama a los gobiernos locales a actuar “con responsabilidad” y dentro de la legalidad

11
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. / efe
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, advirtió ayer de que éste no es el momento de separar ni de dividir sino de “integrar” y de “coordinar esfuerzos” por lo que rechazó cualquier tipo de “aventura” fuera del Estatuto de Autonomía ni de la Constitución Española.

Mañueco defendió al respecto que, ante la situación de “desafío territorial” que vive el país, es importante que los gobiernos locales, en referencia expresa a los ayuntamientos, a las diputaciones, a las mancomunidades, a las juntas vecinales y al Consejo Comarcal del Bierzo, sean capaces de “dar certeza y estabilidad” y de actuar “con responsabilidad” en esa defensa que ha pedido para el Estatuto y para la autonomía del municipalismo.

“La defensa de lo nuestro va más allá de unas siglas políticas o de cuestiones personales”, insistió el presidente de la Junta con motivo de la clausura de la 16ª Asamblea de la Federación Regional de Municipios y Provincias que tendrá a la presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, hasta ahora presidenta en funciones, como máxima responsable durante cuatro años y a la que ha emplazado ya a una próxima reunión para trabajar “en beneficio de las personas de nuestros municipios”.

Tras recordar que procede del municipalismo, ya que ha sido presidente de la Diputación de Salamanca y alcalde de la ciudad del Tormes, el presidente de la Junta ratificó en este su “compromiso claro” tanto por obligación como por vocación con ese municipalismo y con las personas que viven en el medio rural desde la premisa de que en Castilla y León no hay ciudadanos de primera y otros de segunda.

“El mundo local es un mundo insustituible en la vertebración de la Comunidad Autónoma, es una parte esencial de nuestra identidad. Sin el municipalismo Castilla y León sería otra cosa y España sin la gente que vive en cada municipio sería otra cosa”, explicó el presidente de la Junta que reivindicó en todo momento la autonomía y la libertad de las administraciones locales para decidir la mejor forma para prestar los servicios en favor de sus vecinos.

Mañueco defendió además de que la conservación del municipalismo es “fundamental” para afrontar el reto demográfico, se comprometió a apoyar al Gobierno de España en la negociación de la futura PAC y reconoció la importancia del mundo local en la consecución de los objetivos de la Agenda 20/30, a lo que añadió la necesidad de una apuesta por la transformación digital para fijar población en todo el territorio.

Una apuesta por unos servicios públicos de calidad, con una especial mención a la sanidad, y una financiación suficiente y adecuada para las entidades locales vinculada a la reforma de la financiación autonómica son otros de los temas de trabajo entre la Junta y la FRMP, “el interlocutor preferente” del Gobierno autonómico para afrontar los problemas de lo local que, según ha admitido, demanda agilizar los pagos del acuerdo marco de los servicios sociales.