Mañueco presentará en la Mesa del Autónomo su propuesta de tarifa plana

El presidente de Castilla y León anuncia que esta será “la legislatura de los autónomos”

34
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, durante su intervención. / europa press
Publicidad

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, clausuró ayer la Asamblea General de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Castilla y León (ATA), a quienes avanzó que, en la próxima Mesa del Autónomo de Castilla y León, la Junta presentará una propuesta de ampliación de la tarifa plana para autónomos, más ventajosa que la actual, que pretende ayudar a los emprendedores a cubrir los costes de Seguridad Social, durante, como mínimo, los primeros 24 meses, o los 30 meses en el caso de los emprendedores de los municipios menores de 5.000 habitantes.

El presidente quiso trasladar un mensaje de apoyo y colaboración a este colectivo, para lo que aseguró que se seguirán aplicando medidas para mejorar las condiciones de los autónomos a lo largo de todo su ciclo vital.

Mañueco aseguró que esta será “la legislatura de los autónomos” y por eso ha recordado que pondrá en marcha una nueva Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos 2021-2025, con un presupuesto de 700 millones de euros que pretende impulsar programas de creación de empresas en torno a sectores de gran valor añadido.

Teniendo en cuenta la necesidad de la financiación de los emprendedores, la Junta facilitará el apoyo a este colectivo a través de la Lanzadera Financiera y se aprobará un Plan específico de Apoyo y Servicio a la financiación de autónomos y micropymes de forma que cada proyecto que se adhiera al plan tenga asegurada una financiación y subvención de 5.000 euros para iniciar o modernizar su actividad.

Igualmente, se reforzarán los apoyos a Iberaval y Sodical para reducir los tiempos de resolución de concesiones y poder llegar a todas las empresas y proyectos viables. Además se bonificarán los costes de préstamos avalados destinados a financiar los proyectos de inversión y las necesidades de capital circulante de los emprendedores, los autónomos y las micropymes de Castilla y León hasta un importe máximo de 300.000 euros.

Mañueco manifestó la necesidad de aplicar una “fiscalidad inteligente” que implique no implantar ningún impuesto propio nuevo que afecte a familias, pymes o autónomos, y de reducirlos cuando sea posible. Así, recordó que ya se iniciaron los trámites para eliminar el impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares directos que se ampliará a los supuestos de bonificaciones en el caso de empresa familiar y agraria.

Igualmente avanzó el aumento de bonificaciones y deducciones del IRPF, especialmente para los contribuyentes de los municipios de menos de 5.000 habitantes. De la misma forma se mejorará el tratamiento fiscal favorable en el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales a las transmisiones de tierras y elementos productivos generadores de empleo en el medio rural. A todo ello se unirá el tipo reducido aplicable a la adquisición de inmuebles que constituyan la sede social o el centro de trabajo de empresas o negocios profesionales.