El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, comparece ante los medios de comunicación. EFE/NACHO GALLEGO

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pide “prudencia” y seguir los criterios científicos respecto al uso de la mascarilla, especialmente en las “grandes aglomeraciones”, una vez que el Gobierno central ponga fin a su utilización obligatoria en exteriores.

En una rueda de prensa, preguntado por las diferentes posturas surgidas en el ámbito autonómico ante la medida anunciada por el Gobierno, Mañueco reconoció que “todos” quieren “que la mascarilla desaparezca cuanto antes”, pero insistió en la prudencia, y reprochó al presidente Pedro Sánchez que haya utilizado una “oportunidad política” por “otras cuestiones”, en referencia a la posibilidad de que se trate de un debate para desviar la atención sobre otros asuntos como “los indultos”.

“Tenemos todos muchas ganas”, explicó el presidente castellanoleonés, quien desde hace ya algunos días ha dejado de utilizar la mascarilla en comparecencias ante la prensa desarrolladas en espacios cerrados, pero que ha insistido en su crítica al Gobierno por no aplicar “la cogobernanza” como “algo real para lo bueno y para lo malo”.

El presidente de la Junta consideró que “parece razonable” poder poner fin al uso de las mascarillas en exteriores, aunque ha insistido en la necesidad de seguir criterios científicos, como el que señala el riesgo de no usar mascarilla en las aglomeraciones, por personas que aún no están vacunadas y por personas que presenten alguna enfermedad de base que pueda complicar su contagio.

Preguntado también por la cercanía de las fiestas vinculadas a la noche de San Juan, con amplia tradición en varias ciudades y municipios de la Comunidad, Mañueco insistió en la prudencia porque “el virus sigue entre nosotros” y lanzó el mensaje de que “nos queda poco”.